Local

Sanidad apuesta por el pago de los medicamentos según la renta

Ministerio y comunidades buscan “medidas de sostenibilidad” y cambiar la financiación de medicinas es la favorita.

el 17 abr 2012 / 19:46 h.

TAGS:

El pago de prestaciones sanitarias en función de la renta, la central de compras o la revisión del Vademecum son algunos de los asuntos que el Gobierno y los consejeros autonómicos analizarán este miércoles durante la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

Así lo ha adelantado el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de  Castilla-La Mancha, y responsable del PP nacional en la materia, José Ignacio Echániz, quien ha confiado en que en esta cita se adopten  "medidas importantes" en esos ámbitos para permitir la pervivencia  del sistema sanitario "y que sea sostenible".

En concreto, y sobre el copago ha considerado que merece la pena  "revisar" determinadas situaciones "para producir mayor justicia en la sociedad, y quienes menos tienen tengan que pagar menos y quienes  más tienen tengan que pagar más". No obstante, Echániz ha señalado que las personas con una situación familiar complicada no tienen que preocuparse por este asunto ya que tienen un Gobierno y unos responsables políticos que  son conscientes de que hay que mejorar la sanidad y de que ésta "va a  salir muy reforzada y sostenida de cara al futuro". 

En una entrevista a Castilla-La Mancha Televisión recogida por Europa Press, Echániz ha reconocido que el sistema sanitario actual  está "pasando una mala situación financiera" en estos momentos y  "tiene que salir reforzado de esta situación" mejorando cuestiones  que en ahora mismo "tienen disfunciones o solapamientos".

Así, ha apostado por revisar gastos improductivos teniendo en  cuenta que "a lo largo de muchos años se ha configurado sistema  sanitario con mucho músculo y alguna grasa y habría que hacer alguna  liposucción", atendiendo, por ejemplo, a la posibilidad de que las  regiones compren de forma centralizada para conseguir ahorros,  simplificar la "estructura de mandos" del sistema sanitario o reducir  las "peonadas".

A su juicio, "hay mucho ámbitos donde aplicar inteligencia y  responsabilidad para producir ahorros", como en determinadas  prestaciones "que hay que revisar y que no tiene sentido seguir  manteniendo" como las prestaciones de turismo sanitario o termalismo  social, las vasectomías o las ligaduras de trompa, cuestiones que  "son más superfluas y que en momentos económicos expansivos tiene  sentido ponerlas en marcha pero en otros no".

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, señaló el pasado fin de semana en una entrevista con El Correo que estaba dispuesta a oír este tipo de medidas de ahorro. “Quiero oír la propuesta. Por ejemplo, la Seguridad Social podría fijar unos tramos según la renta y el patrimonio para el pago de medicamentos de los pensionistas”, señaló.

La consejera, que lamentó que no se haya informado a las comunidades sobre las reformas que afectan a sus competencias y que el Gobierno pretender aprobar el viernes en Consejo de Ministros, señaló cuáles son las líneas rojas para la Junta de Andalucía.

Como asuntos intocables situó una reforma de la cartera básica de servicios para eliminar prestaciones públicas que el Ministerio cataloga como no urgentes o vitales (las operaciones de cambio de sexo o la reproducción asistida, por ejemplo), el copago o las privatizaciones. Montero aseguró que para ahorrar 7.000 millones en sanidad es inevitable no tocar la partida de personal (el 45% del Presupuesto) y advirtió de que 7.000 interinos del SAS pueden ver peligrar su puesto laboral.

  • 1