sábado, 16 febrero 2019
10:30
, última actualización
Local

Sanidad quitará la bollería y los refrescos de los colegios

El ministerio de Jiménez busca combatir la obesidad y el sobrepeso.

el 15 jul 2010 / 20:11 h.

TAGS:

Uno de cada cuatro niños sufre problemas de obesidad en nuestro país.

El Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas estudiarán antes de que concluya este mes un documento que prohibirá la venta en los colegios de bollería, chucherías, snacks y refrescos. Esta medida busca combatir la obesidad y el sobrepeso, que afecta a uno de cada cuatro niños en España.


Todo apunta a que el texto saldrá adelante, ya que desde 2005 existe un compromiso de autorregulación del sector de las máquinas expendedoras para reducir la presencia de estos productos en los centros escolares.


El documento desarrolla la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que se aprobará este año, y que plantea prohibir "la venta de alimentos con un alto contenido en ácidos grasos saturados, sal y azúcares sencillos, ya sea mediante máquinas expendedoras, bares o locales similares situados en el interior de los centros escolares". De este modo, el texto propone erradicar los productos prohibidos de los centros de Educación Infantil, Primaria y Especial, junto con su publicidad en los de Educación Secundaria para evitar el "efecto inductor", que invita a los adolescentes a consumir estos productos inapropiados para su salud.


Los escolares sólo podrán adquirir agua, lácteos y zumos que no abusen del azúcar, cereales, frutos secos no fritos, sandwiches. Los bocadillos y productos de panadería, como los bollos, deberán ajustarse a los límites en grasas que establezca la Ley. El departamento que dirige Trinidad Jiménez quiere promover, así, la ingesta de alimentos y bebidas consideradas saludables entre los estudiantes y limitar, al mismo tiempo, el consumo abusivo de determinados nutrientes.


Ante el anuncio de estas medidas, la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (Anfabra) publicó ayer un comunicado en el que recuerda que, en España, la presencia de refrescos en centros escolares "no es representativa". En concreto, señala que el número de máquinas expendedoras es "insignificante" y que la industria se ha comprometido públicamente a mantener esta situación.
La asociación alega que los refrescos no son la causa de la obesidad, ya que sólo suponen en torno al 1% del total de las calorías diarias que ingieren los niños y adolescentes españoles. Además, Anfabra apunta que la obesidad infantil está causada por múltiples factores y que es "preocupante" la difusión de informaciones que pretenden "favorecer a otros productos y desviar la atención del problema real".

  • 1