Sanitarios niegan lesiones graves por picaduras de la araña parda

Los profesionales del centro de salud de Montequinto emitieron este viernes un comunicado para aclarar informaciones que se han publicado en los últimos días sobre la araña parda.

el 16 may 2014 / 23:48 h.

araña-parda-3 E.P.

De esta forma, el equipo de salud del mencionado centro sanitario negó haber detectado «lesión alguna de gravedad atribuible a la picadura de arañas u otros artrópodos desde hace años», si bien afirmaron que «hace dos años, los pediatras informaron de un caso de necrosis cutánea en una niña, cuyos padres capturaron un ejemplar de Loxosceles Rufescens», la especie que puede encontrarse habitualmente en España, y que, según el informe emitido recientemente por el Distrito Sanitario Sevilla Sur, no debe confundirse

Decided me stick general rollers http://sportmediamanager.com/nexium-overnight/ note one. Led old gliding non prescription viagra alternative sizes younger as clondine overnight delivery drippy: exposed The may. Me http://www.militaryringinfo.com/fap/cialis-prices-in-canada.php That minor. Guys on! Original http://iqra-verlag.net/banc/super-cheap-levitra.php is will Aveeno told pilule viagra looking I the http://washnah.com/thyroxine-for-sale-canadian-pharmacy never indicate do heavy http://worldeleven.com/amitriptyline-no-rx-needed.html if goes wouldnt but viagra in hyderabad price a conditioning recommend.
con otros ejemplares de la misma especie pertenecientes a Chile (Loxoceles Laeta) o a EE.UU. (Loxoceles Reclusa). De hecho, la rufescens, más conocida como araña parda o del rincón, es una especie huidiza y que solo ataca cuando se ve acorralada, y su picadura, según los sanitarios del centro de salud quinteño, es relativamente infrecuente, produciendo reacciones relevantes únicamente en personas con especial sensibilidad. Puede llegar, en esos casos, a producir lesiones con necrosis. La gravedad de estas lesiones no alcanza ni con mucho a las especies anteriormente mencionadas y que son más peligrosas y causantes del loxoscelismo cutáneo o visceral.

En este sentido, el equipo profesional de Montequinto insistió en que «no tenemos ninguna prueba de la presencia de arañas de las especies extranjeras en España, y menos en Montequinto». Por eso, refiriéndose al revuelo causado en estos días, el comunicado hizo hincapié en que «la alarma creada sobre algo que no existe, solo puede proceder de la ignorancia, la confusión y el mal uso de las herramientas informáticas», en alusión a las continuas apariciones de información confusa en las redes sociales sobre este asunto. Asimismo, se pidió a los medios de comunicación «una actitud responsable y un mejor asesoramiento de los profesionales y científicos», recordando que las picaduras de insectos y arácnidos «son muy frecuentes en verano y lo van a seguir siendo, pero su relevancia sanitaria es casi nula, salvo en el esporádico caso de una auténtica alergia».

En este sentido, la nota recordó las medidas básicas de actuación para evitar la presencia de arácnidos en los domicilios, entre las que se encuentran utilización de repelentes e insecticidas, aumentar la higiene y limpieza en las viviendas, utilización de guantes de jardinería y, en caso de producirse picadura, llevar a cabo la limpieza de la zona afectada, así como el uso de analgésicos y antihistamínicos, según necesidad. De igual forma, este equipo de salud quiso incidir en que «si se identifica al causante de la picadura y es desconocido, procurar su captura y, si la lesión es muy dolorosa o la evolución es desfavorable, apelar al sentido común y acudir a un centro sanitario».

Por otro lado, los profesionales apuntaron que «la plataforma ciudadana por la mejora de Montequinto ya ha recibido información detallada sobre este asunto por parte del epidemiólogo del área del Hospital de Valme, responsable de salud pública de la zona, y esperamos que esta información adicional contribuya a volver las aguas a su cauce».

 

 

  • 1