Cultura

Santa Clara: un templo de cultura para la zona norte del casco antiguo

El proyecto incorpora ya a las bandas y sigue sin concretar Casa de los Poetas

el 15 feb 2011 / 21:54 h.

La lluvia acompañó a la inauguración del convento e impidió el acceso al flamante claustro.
-->--> -->

El Convento de Santa Clara abrió ayer al fin sus puertas al público. Una exposición permanente sobre el laborioso proceso de restauración de este colosal edificio, una muestra sobre Sevilla y los Machado, una biblioteca especializada en música y poesía, un claustro que ofrecerá wifi gratuito al visitante y el propio inmueble, que en sí es un monumento digno de ver, son los atractivos que ofrece de momento este nuevo espacio, que irá incorporando más usos y que empezará a acoger en primavera visitas guiadas.

Tras ocho años de restauraciones y de valiosos descubrimientos patrimoniales -las obras empezaron en 2003-, ocho millones de euros invertidos y varias fechas de inauguración pospuestas, Santa Clara dio por concluido ayer la primera fase de proceso de rehabilitación, que ha dejado al descubierto un rico y desconocido patrimonio consistente en valiosos frescos y cerámicas, que desde ahora podrán disfrutar todos los sevillanos de martes a domingo, de 10.30 a 14 y de 17.30 a 20 horas.

Sin embargo, lo que ayer inauguró el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, fue sólo la primera parte de un ambicioso proyecto. En total, se han puesto a disposición del público 8.000 metros cuadrados, repartidos entre distintas plantas del edificio y sus jardines. Pero aún quedan miles de metros por recuperar hasta completar los 12.000 metros de superficie que ocupa el convento -lo ya restaurado representa aproximadamente la mitad-.

El Ayuntamiento aplicará a este centro un modelo de gestión público-privada. El Consistorio aporta el espacio restaurado, el mobiliario, siete trabajadores municipales y la biblioteca, además de actividades y contenidos, como el Festival de Música Antigua, el futuro Centro de Músicas Históricas -que se pondrá en marcha con el Ministerio de Cultura- y exposiciones.

Además, se ha invitado a otras 15 instituciones -la lista está abierta y podría aumentar- a hacer uso del monasterio. Todas ellas, vinculadas por un nudo que dará coherencia a los contenidos: la música y la palabra. La Orquesta Barroca, el Legado de Manuel Castillo, la Fundación Mario Maya, la Fundación Archivo Rafael Cansinos Assens, el Coro Barroco de Andalucía, la Asociación de Periodistas Culturales, la Orquesta Bética Filarmónica de Sevilla, la Banda Municipal, varias asociaciones de amigos de agrupaciones musicales, la Asociación Apolo y Baco, el movimiento Perfopoesía, el movimiento Cooltura, la Plataforma de artistas Chilango Andaluz y el Consejo de Bandas son algunos de los inquilinos de Santa Clara.

Todos ellos podrán hacer uso de las zonas comunes -biblioteca, zona de exposiciones, sala de reuniones-, pero habrá dos instituciones que tendrán sede privativa en esta primera fase -el resto podrán tenerla una vez que se restaure la segunda fase, si bien para esto no hay ni fecha ni dinero-.

La Fundación Cansinos contará con una oficina propia y el Consejo de Bandas de Semana Santa se instalará en un edificio anexo, el antiguo conservatorio Macarena, que lleva sin uso más de un año y que el Consistorio -titular del edificio- va a recuperar.

Este inmueble formaba parte del convento originalmente, si bien permanecía separado de éste desde hacía años. Ahora se conectarán de nuevo y se dará así cabida a las bandas procesionales en este espacio, sin que su actividad moleste al resto de habitantes de Santa Clara.

El consejo instalará su sede administrativa y desarrollará en este edificio el proyecto Pauta, que se centrará en el aprendizaje musical e incluirá una escuela de danza y un taller dedicado a la restauración de instrumentos musicales. Y para la tranquilidad del resto de instituciones y de vecinos, la delegada de Cultura, Maribel Montaño, aclaró ayer que en el antiguo conservatorio no habrá ensayos, algo que había despertado los temores de la Barroca, que veía incompatible los sonidos de estas bandas con cualquier otra actividad en el convento.

El Ayuntamiento resuelve así la propuesta del candidato socialista a la Alcaldía, Juan Espadas, de ubicar en Santa Clara a las bandas, algo que despertó el rechazo del arquitecto encargado de la restauración José García Tapial, que propuso en este periódico precisamente la solución que finalmente se ha adoptado: ubicarlas en el antiguo conservatorio, que en realidad no es parte del convento.

Lo que no ha quedado tan resuelto es el proyecto originario con el que se pensó dotar de contenido a Santa Clara: la Casa de los Poetas. De momento, carece de estructura, director y programación, debido a la falta de recursos municipales. Montaño explicó que en este momento están abiertos a las propuestas, pero aclaró que por ahora sólo habrá actividades puntuales relacionadas con la poesía.

Por último, la delegada anunció que su intención es iniciar contactos con el Arzobispado para solicitar el uso compartido de la Iglesia de Santa Clara, un templo cerrado al culto que deberá restaurar el Consistorio. Aunque para esto, como para la apertura de la segunda fase y la Torre de Don Fadrique, no hay ni fecha ni dinero.

  • 1