Cofradías

Santa Marina tiene siete vidas

Con más fieles que de costumbre, el templo de la calle San Luis abrió este domingo de nuevo sus puertas tras un conato de incendio que el cura calificó de “ataque a la fe cristiana”

el 12 ene 2014 / 20:26 h.

TAGS:

15390478Al manipular esta semana el Sagrario para proceder a su limpieza es cuando más claramente se evidenció el alcance de los efectos de la densa humareda que la madrugada del 5 de enero inundó las bóvedas de la iglesia. La lluvia de hollín caída con el paso de las horas sobre el patrimonio de Santa Marina había dejado perfectamente dibujado sobre el blanco paño del Sagrario la silueta de su contorno. El ábside del templo actuó esa noche como una enome chimenea donde se acumuló el humo, de ahí que la imagen del Señor Resucitado, que presidía el altar a una considerable altura, resultara la más afectada. Tanto que, una semana después del conato intencionado de incendio, el Cristo que tallara Buiza sigue recibiendo los cuidados de su restaurador Miguel Ángel Pérez, a la postre el hermano mayor. La Virgen de la Aurora presidió este domingo el altar mayor de Santa Marina. Fue una de las sorpresas con la que se topó el centenar de fieles que a la hora del Ángelus acudió al templo de la calle San Luis para asistir a la misa de su reapertura al culto tras una intensa semana de limpieza de suelos, bancos, altares e imágenes. Santa Marina abrió sus puertas con más fieles que de costumbre y con las señales evidentes del incendio aún impresas en una de las hijas de la puerta principal del templo. A Antonio Altarejos, el sacerdote salesiano encargado de las misas en este templo, no se le pasó por alto la multiplicación de parroquianos con la que contó en el día de ayer respecto a otros domingos. A ellos les agradeció al final de la celebración eucarística su presencia, que justificó por “ese sentido de solidaridad cristiana con el que sufre”. Para un día tan especial, el sacerdote había preparado una homilía por escrito centrada en los desagradables sucesos que han convertido a Santa Marina en noticia en los últimos días. Después de glosar los orígenes fernandinos de este templo gótico-mudéjar, el oficiante manifestó que Santa Marina, debido a su largo historial de incedios, “está uniendo su brillante historia religiosa del pasado a una aureola martitial”. A su juicio, el conato de incendio del pasado 5 de enero es fruto de “un resentimiento inhumano que recurre al fuego destructivo para atacar la fe cristiana”. “El fuego de los dioses helenos del Olimpo se está convirtiendo en suplicio diabólico de la guerra para cebarse en los seguidores de Cristo. Arden iglesias y raro es el día que no hay una noticia sobre eso en países como Egipto, Pakistán o Nigeria”. El sacerdote llegó a confesar que su vocación sacerdotal nació el día en que con 9 años una mañana de julio le despertaron en casa al grito de “Antonio, han quemado a los santos” y contempló cómo se “recogían los pedazos de imágenes sagradas reducidas a cenizas”. En su opinión, los autores de este desmán intentaron “al amparo de la nocturnidad producir un incendio en toda regla”, por lo que dio gracias a Dios de que las llamas no prendieran más en la iglesia. “Un intento diabólico salido del Averno”, sentenció sobre este conato. El sacerdote también se refirió al comunicado que la hermandad de la Resurrección emitió sobre estos hechos, en el que rogaban a Jesús Sacramentado el perdón de los pecados a los autores de este atentado. A este respecto, Antonio Altarejos recordó que “si no hay conversión, no habría misericordia divina para los que han perpetrado semejante crimen”. 15390485Según los cálculos del hermano mayor, Miguel Ángel Pérez, el Señor Resucitado podría ser repuesto al culto el próximo domingo, una vez concluya la cuidadosa limpieza a la que se está sometiendo a la imagen. “Se trata de un trabajo lento puesto que el humo no se ha depositado por igual por toda la superficie de la imagen”. El imaginero Antonio Dubé de Luque también actuará esta semana sobre la dolorosa para limpiar una pequeña veladura. Con sus puertas nuevamente abiertas, Santa Marina sigue acrecentando su resistencia al fuego profanador.

  • 1