Economía

Santana se despide de la producción de vehículos tras medio siglo

Junta y sindicatos acuerdan cambiar de actividad y prejubilar a la plantilla

el 15 feb 2011 / 21:16 h.

Un trabajador de Santana a primeros de la pasada década en la factoría que ya era propiedad de la Junta de Andalucía.

La tozudez de la realidad ha terminado imponiéndose y la planta linarense de Santana Motor, la única especializada en la fabricación de vehículos con capital 100% español, dejará de lado esta actividad e intentará afrontar el futuro aferrándose a nuevas oportunidades industriales.

Es uno de los aspectos que recoge el acuerdo alcanzado a última hora del pasado lunes entre la Junta de Andalucía y los sindicatos, a los que no les ha quedado más remedio que plegarse ante las circunstancias. A un castigado mercado del automóvil se han sumado los efectos de la crisis y la ausencia de inversores industriales que quisieran apostar por reflotar la factoría.

"No ha sido una decisión ni un acuerdo fácil porque significa la finalización de la actividad de construcción de vehículos, de momento". Enrique Jiménez, secretario general de la Federación del Metal de CCOO-A, incluye ese matiz temporal porque el pacto deja abierta la puerta a futuros proyectos vinculados con la automoción, si éstos se presentasen.

Pero mientras tanto, la salida del callejón el que se hallaba Santana, propiedad de la Junta desde 1995 y nacida en 1956, pasa por hacer borrón y cuenta nueva, de manera que sólo una cuarta parte de la plantilla actual de la planta linarense y su parque de proveedores -que se eleva a 1.341 personas- continuará en otras actividades.

Desde la firma del acuerdo hasta el próximo mes de julio, el compromiso adoptado pasa por que en torno a 320 trabajadores continúen vinculados a Santana -en esta cifra se incluye parte de la plantilla que se mantiene y también nuevas contrataciones-.

Otras 792 personas, aquéllas que a fecha de 14 de febrero pasado cuentan con 50 años ya cumplidos, pasarán a prejubilarse cobrando el 90% de su salario neto. Jiménez justificó que se trata de una medida incluida en el Plan de Acción Social (PAS) de 2008 y de una herramienta que, ante las actuales circunstancias puede considerarse "polémica", pero que es necesaria y recoge los compromisos de la Junta.

El resto de trabajadores, unos 229, hasta sumar esos 1.341, se someterán a un proceso de formación y recolocación hasta diciembre de 2012.

La plantilla, que ayer conoció los detalles del acuerdo de boca de sus representantes sindicales, tendrá que ratificarlo hoy.

Jiménez recordó que el interés de Iveco por hacerse con Santana se diluyó en cuanto el fabricante automovilístico planteó el cierre de otras instalaciones propias. Esa decisión conllevó otros problemas para la factoría de Linares y esta vez no sólo vinculados con la producción, sino con la comercialización de sus productos. Además, las opciones de la rusa TagAZ nunca les resultaron "creíbles", confesó.

Los sindicatos confían en que en los próximos días se detallen las "cuatro o cinco" iniciativas empresariales que vendrán a tomar el testigo de la automoción y precisaron que vigilarán que la cesión de activos y las inversiones se orienten a garantizar la actividad. En vistas a lo que se avecinaba, desde 2005 y en torno a Santana, se han ido instalando compañías como CAF, Gamesa e Iturri para diversificar el negocio.
La consejera de Presidencia, Mar Moreno, destacó ayer que el acuerdo implica el apoyo "incuestionable del Gobierno andaluz" a Linares y su comarca.

  • 1