Local

Santiago del Valle acudía a un juzgado cada 15 días mientras otro lo buscaba

El Gobierno admitió un "terrible y trágico error judicial" que permitió que el detenido por la muerte de Mari Luz estuviera libre. El Poder Judicial investiga al juez sevillano que lo condenó por abusos a su hija aunque esa sentencia firme quedó sin cumplir. El juez se escuda en que la Junta tardó cinco meses en sustituir a una funcionaria de baja. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 02:24 h.

TAGS:

El Gobierno admitió un "terrible y trágico error judicial" que permitió que el detenido por la muerte de Mari Luz estuviera libre. El Poder Judicial investiga al juez sevillano que lo condenó por abusos a su hija aunque esa sentencia firme quedó sin cumplir. El juez se escuda en que la Junta tardó cinco meses en sustituir a una funcionaria de baja.

Santiago del Valle, en prisión imputado por la muerte de la pequeña onubense de cinco años, campaba a sus anchas por el barrio de El Torrejón pese a tener cinco causas judiciales referidas a abusos a menores. Había cometido al menos tres delitos con anterioridad (con juicios resueltos en Sevilla, Huelva y Gijón), tenía una condena firme de cárcel por abusar de su hija de cinco años y una tercera causa abierta en un juzgado sevillano por tocamientos a un menor, tal y como adelantó este periódico.

Además la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, confirmó ayer que el presunto autor de la muerte de Mari Luz se estuvo personando regularmente los días 1 y 15 de cada mes en un juzgado como medida cautelar por este último caso. Iba quincenalmente ante el juez y no ocurría nada, pese a tener pendiente una condena firme por abusos a su hija. El problema es que nadie había ordenado su detención. Los errores, la lentitud de la justicia y la falta de medios se mezclaron.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, admitió que todo apunta a "un terrible y trágico error judicial". "Estamos ante un hecho muy grave que hay que esclarecer hasta el final, que hay que exigir responsabilidades", afirmó De la Vega. Miembros del Consejo General del Poder Judicial se desplazaron ayer desde Madrid a Sevilla para recabar información sobre lo ocurrido y estuvieron reunidos con el juez de lo penal 1 de Sevilla, Rafael Tirado Márquez, quien condenó en 2002 al acusado por abusos a su hija.

Tras esta condena, el acusado recurrió y la Audiencia Nacional tardó dos años y medio en confirmar la sentencia. Fue definitiva en diciembre de 2005. Según el juez confirmó ayer, entonces firmó el ingreso en prisión (a principios de 2006) y como estaba desaparecido dictó entonces una orden de averiguación de paradero. El magistrado defendió que no volvió a tener noticias hasta dos años después, el pasado marzo, ya que el proceso es competencia de los funcionarios. En ese periodo de tiempo Santiago del Valle fue condenado por un juzgado de Huelva y otro de Gijón y siguió en la calle. En ambos casos por abusos a menores.

Según el juez, el retraso abarcó también a la Fiscalía sevillana, ya que el magistrado defiende que ésta recibió en octubre de 2007 la notificación del paradero desconocido del acusado pero no respondió pidiendo que se dictase una orden de detención hasta el pasado 19 de marzo. No coincide con la versión de la Fiscalía de Sevilla que decidió ayer elevar el caso a la Fiscalía General del Estado por "control defectuoso" del cumplimiento de la ejecutoria que ordenó el ingreso del acusado en prisión. El Ministerio Público aseguró que no recibió hasta el 7 de marzo de 2008 la orden del juez (el día que apareció el cuerpo de la niña) y que la resolvió el 19, cuando ordenó la detención de Del Valle para que ingresara en la cárcel. Ya entonces era el sospechoso principal por el caso Mari Luz.

¿Qué ocurrió en esos dos años? Es lo que el poder judicial tendrá que resolver. El juez Tirado sí apuntó ayer que la Junta tardó cinco meses en suplir la baja de una funcionaria, lo que acarreó un atraso en 600 sentencias. La sobrecarga de trabajo en ese juzgado sevillano, con un ingreso anual de 517 nuevas causas frente al tope de 450 fijado por el CGPJ hizo el resto. Frente a esta información, la consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, María José López, alegó que Tirado está "nervioso".

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Enrique López, reconoció que hubo "un fallo del sistema judicial que hay que asumir" y admitió que el juez de Huelva encargado del caso de abusos no sabía que éste había sido condenado en Sevilla. Por eso, le perdonó la pena.

  • 1