Local

Sarkozy sugiere que boicoteará los Juegos por la represión de China en el Tíbet

Sarkozy todavía se está pensando si acudirá a Pekín a la inauguración de los Juegos Olímpicos, algo que dependerá, entre otras cuestiones, de si China se aviene a iniciar un diálogo serio con el Dalai Lama. Francia no habla de condiciones, pero sí avisa de que tiene que normalizarse la situación. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 02:48 h.

TAGS:

Nicolas Sarkozy todavía se está pensando si acudirá a Pekín a la inauguración de los Juegos Olímpicos, algo que dependerá, entre otras cuestiones, de si China se aviene a iniciar un diálogo serio con el Dalai Lama. Francia no habla de condiciones, pero sí avisa de que tiene que normalizarse la situación en el Tíbet.

La secretaria de Estado de Derechos Humanos, Rama Yade, fue la que recordó en una entrevista al diario Le Monde que Sarkozy aún no ha decidido si irá a Pekín. En la entrevista plantea tres condiciones "indispensables" para la presencia del presidente, aunque ayer por la tarde puntualizó en un comunicado que en ningún momento mencionó la palabra "condiciones".

Lo cierto es que Sarkozy considera fundamental el "fin de las violencias contra la población y la liberación de los prisioneros políticos, [que se haga] la luz sobre los acontecimientos tibetanos, y la apertura del diálogo con el Dalai Lama". Preguntada si Sarkozy puede boicotear la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos, Yade señala que el jefe de Estado tomará su decisión "en función de la evolución de los acontecimientos. Sarkozy se expresará después de haber consultado" a sus socios europeos, ya que "hablará entonces como presidente en ejercicio de la Unión Europea", señala.

En varios comentarios públicos, Sarkozy ha indicado que no excluía boicotear la ceremonia de apertura de los juegos, y que tomará su decisión en función de la situación en el Tíbet, donde China ha reprimido violentamente varias manifestaciones.

"Pedimos que China entable un diálogo realmente constructivo con el Dalai Lama", insiste Rama Yade, que precisa que las conversaciones deben centrarse en "el reconocimiento de la autonomía tibetana y la identidad espiritual, religiosa y cultural de los tibetanos".

Hasta el momento, China ha llevado a cabo una "política de asimilación colonizando las zonas tibetanas, lo que ha marginado a la población", denuncia la secretaria de Estado, que recuerda que sólo en 2007 hubo "132 monjes arrestados por motivos políticos".

Por otra parte, Yade exige la liberación "inmediata" de Hu Jia, el emblemático activista chino de los derechos humanos que fue condenado esta semana a tres años y medio de prisión. Esta condena es "una verdadera decepción para nosotros, ya que habíamos multiplicado las gestiones en su favor", señala.

Incidentes. Mientras tanto, las autoridades chinas reconocieron en el diario oficial China Daily que la región tibetana de Garze, en la provincia suroccidental de Sichuan, registró nuevas revueltas en las que la policía disparó al aire para dispersar a los "alborotadores". No se explicaron la causa de los disturbios ni si en ellos estaban implicados tibetanos.

Ante esta versión, el grupo Free Tibet Campaign reiteró que durante las protestas ocho tibetanos murieron cuando la policía disparó contra los manifestantes, 370 monjes budistas del monasterio de Tonkhor y otros 400 tibetanos.

  • 1