martes, 20 noviembre 2018
16:12
, última actualización
Local

Schettino asegura que un directivo de Costa Cruceros le presionó para que acercase el barco a la costa

el 25 ene 2012 / 11:45 h.

TAGS:

Francesco Schettino, el capitán del crucero que naufragó el pasado  13 de enero junto a la isla italiana de Giglio, ha asegurado que un  directivo de Costa Cruceros, la empresa propietaria del barco, le  presionó para que siguiera acercándolo a la costa la noche que chocó  contra una roca.

El diario 'La Repubblica' ha publicado la transcripción de una  conversación telefónica entre el capitán del 'Costa Concordia' y un  hombre desconocido llamado Fabrizio en la que Schettino habla de un  responsable de Costa Cruceros al que no identifica.

"Fabri (...), cualquier persona en mi lugar no habría sido tan  amable de ir hasta allí, porque me estaban tocando las pelotas,  diciéndome 've, ve'", explicó el capitán en la conversación, que fue  grabada después de que lo arrestaran por su implicación en el  accidente.

"La roca estaba ahí pero no aparecía en los instrumentos que yo  tenía, y fui hasta allí (...) para satisfacer al jefe. 'Ve hasta  allí, ve hasta allí'", dijo. Al parecer, esta conversación se grabó  sin que Schettino lo supiera.

Una fuente de la Fiscalía ha afirmado que la transcripción  publicada por 'La Repubblica' es auténtica. Bruno Leporatti, abogado  del capitán del barco, no lo ha contradicho pero ha señalado que su  cliente no debe ser tratado como un "chivo expiatorio".

Schettino está ahora bajo arresto domiciliario porque lo  responsabilizan del accidente por haberse aproximado demasiado a la  costa. Está acusado de homicidio múltiple y de abandonar el crucero  antes de la evacuación de los más de 4.200 pasajeros y tripulantes.

16 MUERTOS Y 16 DESAPARECIDOS

Al menos 16 personas han muerto a causa del accidente, que se  produjo cuando se hizo un agujero en el casco del barco y éste  zozobró junto a la isla toscana de Giglio. Otras 16 personas  permanecen desaparecidas y hay seis cadáveres sin identificar.

Este miércoles, los submarinistas han reanudado la búsqueda de  cuerpos y realizarán más agujeros en la nave para acceder a espacios  interiores que están sumergidos. Mientras, continúan los preparativos  para extraer más de 2.300 toneladas de diésel del casco, una  operación que, previsiblemente, comenzará el próximo sábado y durará  cerca de un mes.

Según los responsables de la investigación del accidente,  Schettino acercó el crucero a unos 150 metros de la costa para  realizar una maniobra conocida como "saludo", que consiste en que el  barco hace una exhibición especial aproximándose mucho a la costa.

En una entrevista publicada la semana pasada, el director  ejecutivo de Costa Cruceros indicó que a veces los barcos se acercan  a la costa pero solo si es seguro hacerlo. Según los medios de  comunicación italianos, esta práctica es común en los cruceros.

ABANDONO DEL BARCO

La transcripción que se puede leer en 'La Repubblica' da a  entender que Schettino abandonó el barco poco después de darse cuenta  de que se estaba escorando peligrosamente. Al ser interrogado por los  jueces, el capitán contó que se cayó en un bote salvavidas mientras  inspeccionaba el estado de la nave, que sufrió un apagón tras la  colisión. En medio de la confusión, no pudo volver al barco.

Pero en la conversación con Fabrizio, Schettino parece sugerir que  se marchó voluntariamente. "Cuando comprendí que el barco se estaba  escorando, me bajé", afirmó. Costa Cruceros ha culpado al capitán de  lo ocurrido y lo ha suspendido de sus funciones.

De momento, ni la empresa ni ningún directivo de la misma están  siendo investigados, como sí ha ocurrido con Schettino y el primer  oficial del crucero. El abogado del capitán ha señalado que su  cliente está dispuesto a asumir su parte de responsabilidad pero que  mantiene que mantuvo informada a la compañía de los acontecimientos  en todo momento, también de los procedimientos de evacuación.

  • 1