lunes, 22 abril 2019
10:24
, última actualización
Local

Se busca eficacia contra la crisis

Griñán justifica sus cambios en el organigrama de la Junta en términos de eficiencia y no tanto de austeridad.

el 23 mar 2010 / 20:19 h.

TAGS:

El presidente andaluz ha reestructurado el organigrama de la Junta buscando la "eficacia" de la administración y no tanto la austeridad. José Antonio Griñán tiene muy claro que necesita un equipo que centre todos sus esfuerzos en la salida de la crisis, un horizonte que, a su juicio, ya se vislumbra. Un Gobierno debe adaptarse a las exigencias de cada momento -dijo ayer- y ahora urge una estructura capaz de "afrontar con garantías los nuevos desafíos económicos y sociales". El nuevo gabinete prescinde de dos consejerías, crea un macroárea económica a cargo de Antonio Ávila y fortalece el peso político de Presidencia y Gobernación y Justicia. Había una gran expectativa en la posibilidad de que optara por adelgazar más su equipo, pero Griñán aseguró tras el primer Consejo de Gobierno que el número de departamentos "no incide" tanto en el gasto público y no genera "grandes ahorros".


Será precisamente la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia la que tendrá que capitanear el camino hacia la sostenibilidad para cambiar el modelo productivo y orientarlo hacia la innovación, el I+D y el conocimiento. En este proceso las empresas deben ser las protagonistas, consideró el presidente. Se acabó el tiempo en que el sector público tiraba de la economía, aunque seguirá teniendo un "papel importante". Ahora le toca al sector privado liderar ese "dinamismo" para superar la tempestad económica y empezar a crear empleo.


estabilidad fiscal. Griñán justificó los movimientos que ha hecho en el organigrama de la Junta, que afectan a las competencias de cinco consejerías, siempre en términos de eficiencia. En época de bonanza, dijo, nunca hubiera separado Economía de Hacienda, pero ahora encomendará a Carmen Martínez Aguayo que persiga los objetivos de estabilidad que exige Bruselas para reducir el déficit público al 3% en 2013. Aguayo ya está inmersa en este cometido y participó el lunes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde el Gobierno central aborda con las comunidades cómo apretarse el cinturón. Griñán sostuvo que para cumplir con el reto de reducir el endeudamiento se necesita una Consejería de Hacienda que asuma también las competencias en administración pública -es el primer departamento con esta disposición en España- para afrontar la reorganización de la Junta.

"Ambas irán de la mano para lograr una administración más musculosa y eficaz", añadió. Junto a las comisiones delegadas de asuntos económicos y de igualdad que existen, se creará una específica para este fin: la estabilidad fiscal y la organización administrativa.


Además del macroárea económica, Griñán aseguró que la crisis exige también un impulso político "renovado", de ahí que haya decidido reforzar las dos consejerías más políticas -Presidencia y Gobernación, a la que se une Justicia- y poner al frente de ellas a dos pesos pesados del partido: Mar Moreno y Luis Pizarro, respectivamente. "Ambos han sido vicesecretarios generales del PSOE-A y tienen acreditada la responsabilidad política e institucional", valoró. A Moreno le ha sumado la portavocía del Gobierno, un modelo que nunca ha existido en Andalucía y que dio "buenos resultados" en España, por ejemplo con "Solana, Rubalcaba o Fernández de la Vega", recordó. "Decidí que un miembro de mi Ejecutivo podría hacer ese trabajo y pensé en quién tendría capacidad de comunicar bien y ahí la tienen", afirmó mirando a Mar Moreno.


El presidente andaluz argumentó que la comunidad no tiene las suficientes competencias delegadas en materia de Justicia como para que siga siendo un departamento independiente. Pizarro, que gestionará además la memoria histórica, se estrenará hoy en esta tarea en una reunión en Granada con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Augusto Méndez de Lugo, y el fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón.


Una vez que ha pasado el pinchazo inmobiliario, las políticas de vivienda y de ordenación del territorio volverán a Obras Públicas. Cultura, que se especuló que podría unirse a Turismo, seguirá sola "mientras yo sea presidente", aclaró Griñán. La principal novedad de la reestructuración del Gobierno es que Cetursa, encargada de la gestión de Sierra Nevada, regresa a Turismo y se desliga de Innovación. El presidente mantiene en Empleo, que dirigirá Manuel Recio, la política migratoria y los autónomos.


El jefe del Ejecutivo andaluz situó, una vez más, la educación y la igualdad como la "columna vertebral" de su Gobierno, los "pilares más firmes" del nuevo modelo económico sostenible. El presidente opina que cuanta más gente formada y que acceda a la educación en igualdad de condiciones haya, mayor riqueza generará la comunidad.


Todo este diseño contribuirá, según él, a salir de la crisis en las "mejores" condiciones, pero está por ver el impacto que el nuevo organigrama tendrá en el ahorro de altos cargos de la Junta. Griñán eludió cifrar este impacto, que se sabrá el próximo martes en el Consejo de Gobierno, pero indicó que "desaparecerán" las delegaciones de Justicia, Vivienda u Obras Públicas. Sí recordó que poco después de llegar al poder redujo en 16 el número de puestos directivos, "cosa que no ha hecho ninguna comunidad". En su investidura prometió acometer una reforma profunda de la administración.

  • 1