Deportes

Se busca un Javi Navarro

Desde que el valenciano dejó de jugar, el Sevilla ha fichado a ocho centrales.

el 09 jul 2011 / 18:40 h.

Javi Navarro celebra un gol con Maresca.

Corría el 23 de junio de 2007 y, minutos después de vencer por 1-0 al Getafe en el Santiago Bernabéu, Javi Navarro levantaba la cuarta Copa del Rey de la historia del Sevilla. Además, era el cuarto título que alzaba al cielo el defensor valenciano en poco más de un año.

Aquel día fue el último que el gran capitán de los años más gloriosos del Sevilla se enfundó la elástica blanquirroja. Javi Navarro no pudo resurgir de sus cenizas como lo hizo poco antes de llegar a Nervión y, tras luchar durante dos años, anunció su retirada en 2009. Con su desaparición de los terrenos de juego, el gran equipo que él capitaneaba también se fue diluyendo hasta la mínima expresión -ya sólo quedan cuatro de aquella etapa- y los resultados también se vieron afectados. Por no hablar de la solvencia defensiva del equipo, que ha ido empobreciéndose paulatinamente hasta el desastre de la pasada temporada.

Sólo hace falta echar un vistazo a las cifras de goles encajados para darse cuenta de la gravedad de la endeblez defensiva desde la marcha del valenciano. La última temporada en la que Javi Navarro comandó la defensa, el Sevilla acabó tercero y encajó sólo 35 goles en la Liga, un guarismo que no ha alcanzado nunca en campeonatos con veinte equipos. En la 2007/08, el Sevilla recibió 49 tantos; en la 2008/09, en la que también fue tercero, 39; en la 2009/10, de nuevo 49; y en la pasada la escalofriante cifra de 61 tantos, un número que no se alcanzaba desde los 67 goles que encajó el Sevilla en la 1999/2000, año en el que descendió a Segunda división como último clasificado.

Los números en Nervión del jugador formado en el Valencia son envidiables. Con 214 partidos en seis temporadas, Javi Navarro está entre los cincuenta futbolistas que más partidos han jugado en el Sevilla. En ellos anotó cuatro tantos, curiosamente la mitad de ellos en dos de los nueve derbis que disputó ante el Real Betis.

Pero si buenos son los números del excapitán, mejores fueron las sensaciones que dejó en la afición nervionense. Recogió el testigo de Pablo Alfaro en el liderazgo de la defensa y se erigió como un grandísimo central que fue premiado con la internacionalidad a los 32 años. Fue el futbolista de mayor edad en debutar con la selección española.

Tras él, ocho centrales. Desde su retirada, el Sevilla ha fichado hasta ocho futbolistas que han actuado como centrales y se ha gastado 27 millones de euros para intentar hacer olvidar al valenciano. La mayoría se convirtió en importantes fiascos de la dirección deportiva. De hecho, entre los siete anteriores a la llegada de Emir Spahic apenas suman veintiocho partidos más (242) que los que jugó Javi Navarro como sevillista.

En el verano de 2007 llegaron dos centrales. El primero fue Khalid Bouhlarouz, que arribó cedido por el Chelsea con un gran cartel y que decepcionó sobremanera. Apenas jugó diez partidos, desapareció a mediados de temporada y acabó en el Stuttgart. El mismo verano llegó el colombiano Aquivaldo Mosquera, fichado del Pachuca mexicano por ocho millones de euros y que vino con la vitola de ser el mejor central de América. Pero Mosquera también decepcionó y, aunque jugó 56 partidos -la mayoría de ellos de lateral- en dos campañas, acabó siendo vendido al América de México por 4,2 kilos.

El único central que, de momento, ha recogido el testigo de Javi Navarro con solvencia ha sido el francés Sebastien Squillaci. Procedente del Olympique de Lyon, el Sevilla pagó por él 6,5 millones de euros y durante dos temporadas se erigió en el líder de la defensa nervionense. Tanto es así que en el verano de 2010 el Arsenal pagó por él otros 6,5 millones y se lo llevó a la Premier League.

El siguiente en llegar, en 2009, fue Sergio Sánchez por 3 millones. El ex del Espanyol llegó en principio para ser lateral, pero acabó jugando más en el centro de la zaga que en el costado. Una afección cardiaca le hizo tener que dejar el fútbol durante casi un año, lo que apenas le permitió jugar 24 encuentros. Hace unos días, el catalán se marchó al Málaga por un montante similar al que pagó el Sevilla a la entidad barcelonesa. En enero también arribó, cedido por la Sampdoria, el lituano Marius Stankevicius, que aunque también vino en principio para jugar de lateral disputó algunos encuentros en el centro de la zaga. Salió con más pena que gloria al final de la temporada.

En el verano de 2010 los que llegaron fueron Alexis Ruano, del Valencia por 5 kilos, y Martín Cáceres, cedido por el Barcelona. El malagueño no ha terminado de convencer pese a haber disputado 31 encuentros, mientras que el uruguayo apenas jugó el primer tercio de la temporada como central, ya que ha dado sus mejores prestaciones en el costado derecho, el puesto en el que juega con la selección uruguaya, completando finalmente 37 encuentros.

El charrúa se convirtió en el primer fichaje para la próxima campaña al ejercer el Sevilla la opción de compra de tres millones que tenía por él, pero además ha llegado Emir Spahic. El bosnio está llamado a ser, por fin, el sustituto natural de Javi Navarro. Se trata de un central contundente, con gran sentido táctico y con alma de líder. Lo mismo que ese valenciano que, cosas de la vida, es ahora uno de sus entrenadores.

Otros cuatro canteranos. Además de los ocho fichajes, otros cuatro centrales de la cantera han debutado con el primer equipo desde 2007, aunque sólo Fazio es futbolista de la primera plantilla a todos los efectos. El argentino fue el primero en promocionar en la 2007/08 y, aunque alterna con el mediocentro, sí ha sido un fijo en cierto modo y ha llegado a los 90 encuentros. Además, en la 2009/10 debutaron Juan Cala -que ha sido cedido en dos ocasiones- y Marc Valiente, que jugó un encuentro copero. El último ha sido Bernardo, que espera mejor suerte.


  • 1