Local

Se buscan judíos

La población judía mundial alcan-zaría hoy los 32 millones, en vez de los 13 millones actuales, si los nazis no hubieran exterminado a casi seis millones de ellos, sostiene el reputado demógrafo israelí Sergio Della Pergola en un artículo de investigación. "El Holocausto fue la destrucción de una generación.

el 16 sep 2009 / 01:34 h.

TAGS:

La población judía mundial alcan-zaría hoy los 32 millones, en vez de los 13 millones actuales, si los nazis no hubieran exterminado a casi seis millones de ellos, sostiene el reputado demógrafo israelí Sergio Della Pergola en un artículo de investigación. "El Holocausto fue la destrucción de una generación. Lo que nos falta hoy no es sólo esa generación, son además sus hijos y los hijos de sus hijos", argumenta en el escrito, aún por publicar y del que el diario israelí Haaretz adelantó ayer algunos extractos.

El demógrafo, director de la división de Demografía judía y Estadística de la Universidad Hebrea de Jerusalén, resalta como una de las consecuencias de ese genocidio el bajo porcentaje que suponen hoy los judíos en el mundo (0,2%) respecto a antes de la Segunda Guerra Mundial (0,8%).

"Actualmente, el número de judíos está en constante declive", advierte. Della Pergola subraya asimismo el "golpe letal" que la Shoá supuso, en especial para los judíos del Este de Europa por su estructura demográfica, particularmente joven.

¿Qué pasaría su hubiera hoy otros diez millones de judíos en el Este de Europa? Esto genera interrogantes que parecen más propios de la ciencia ficción que de la Historia, como por ejemplo, "¿se habría hecho realidad el Estado de Israel?", se pregunta en el artículo, que aparecerá en una publicación vinculada al Yad Vashem, el museo y centro investigador de Jerusalén sobre el Holocausto galardonado en 2007 con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. En el genocidio nazi murieron entre 5,6 y 5,9 millones de judíos, según los cálculos de distintos investigadores recogidos en el artículo.

Las diferencias en las estimaciones residen, matiza Della Pergola, en la dificultad de definir quién es judío y quién no, pues algunas de las víctimas del Holocausto se habían convertido al cristianismo antes del Holocausto o su familia no era enteramente judía, sino descendiente de judíos.

  • 1