lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización

Se casó por el rito gitano y pide que se le reconozca su pensión de viudedad

Mª Angeles Fernández Vidal ha explicado que se casó a los 15 años, y que se quedó viuda de su marido a los 42, hace tres años, reclama su pensión. (VÍDEO)

el 25 jun 2014 / 20:47 h.

Mª Angeles Fernández Vidal, la mujer casada por el rito gitano que  reclama a la Seguridad Social una pensión de viudedad, ha pedido este  miércoles que se haga "justicia" con ella y se le reconozca su  derecho a recibir esta prestación, tras convivir con su marido 27  años y tener cuatro hijos en común. En declaraciones a los periodistas en el Centro Cultural Gitano de  Granada, donde ha recibido el apoyo de la Fundación Unión Romaní, la  mujer, vecina de Láchar (Granada), ha explicado que se casó con el  que ella considera su marido a los 15 años, y que se quedó viuda de  él a los 42, hace tres años. La familia de Mª Angeles Fernández Vidal. / El Correo La familia de Mª Angeles Fernández Vidal. / El Correo Además, ha indicado que en su familia están "pasando muchas  necesidades" y considera de "justicia" recibir la pensión de  viudedad: "Yo me siento viuda de él", ha dicho. Su abogado, Laureano Sánchez, ha recordado además que existe una  sentencia similar del Tribunal de Derechos Humanos que reconoció la  pensión de viudedad a otra persona casada por el rito gitano, y ha  señalado que llevarán su caso hasta Estrasburgo si es necesario. El Juzgado de lo Social número 5 de Granada ha desestimado su  demanda interpuesta para reclamar la pensión de viudedad, entendiendo  que se trata de "cosa juzgada" puesto que ya en septiembre de 2012 el  Juzgado de lo Social número 3 ya rechazó su reclamación ante la  decisión del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), que le  denegó la prestación por no contemplar su relación con su compañero  sentimental la Ley General de la Seguridad Social. Sin embargo, el fallo sí admite que la mujer y su compañero  convivían desde 1983 y hasta la fecha de su muerte en 2011, aunque no  habían contraído matrimonio civil y religioso ni se habían inscrito  como pareja de hecho en ninguno de los registros existentes. Durante esos años de convivencia, según reconoce el juez, la mujer  fue víctima de malos tratos por su pareja, que estuvo ingresado en  prisión en diferentes periodos, y finalmente falleció en el centro  penitenciario de Albolote. Por otro lado, el juzgado señala que, al contrario de lo que  sostiene la demandante, no puede aplicarse en este caso la sentencia  del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en diciembre de 2009,  contempló el matrimonio gitano como plenamente válido para percibir  la pensión de viudedad, ya que la doctrina que establece "no es del  todo punto trasladable" al presente caso, ya que se refiere a una  unión en una fecha en la que sólo era posible el matrimonio  religioso, tal y como consta en un fallo.

  • 1