Deportes

Se cumplen cinco años de la muerte de Puerta

Falleció el 28 de agosto de 2007 después de una encefalopatía postaxónica y un fallo multiorgánico. Anotó el mágico gol de las semis de la UEFA de 2006 ante el Schalke 04.

el 27 ago 2012 / 20:18 h.

Antonio Puerta falleció el 28 de agosto de 2007.

El 28 de agosto de 2007, Antonio Puerta fallecía en Sevilla después de una encefalopatía postaxónica y un fallo multiorgánico, según el parte médico firmado por los cardiólogos que trataron de evitar el drama desde que tres días antes se desvaneciera sobre el césped del Ramón Sánchez-Pizjuán. 

La zurda de diamantes, nombre con el que fue honrado después de su ya mítico gol al Schalke 04 en la vuelta de las semifinales de la UEFA un 27 de abril de 2006, no pudo superar las cuatro paradas cardiorrespiratorias que sufrió desde su traslado de Nervión al Virgen del Rocío. El día en el que se produjo su óbito, el Sevilla se debía haber enfrentado al AEK de Atenas en la previa de la Liga de Campeones, aunque la UEFA, ante la trascendencia del desgraciado desenlace, aceptó suspender el choque.

Puerta no pudo evitar un final que se gestó la noche del sábado 25 de agosto de 2007. Aquel día, en el estreno liguero en el Pizjuán ante el Getafe, el canterano se desmayó sobre el césped a la media hora de juego.

Dragutinovic evitó que se tragara la lengua y los médicos le practicaron los primeros masajes de reanimación, trasladando al jugador en ambulancia con vida. Las horas posteriores se vivieron con agonía en el club, sumido en la fase previa de la Liga de Campeones y que trataba de sofocar un acto de indisciplina del brasileño Daniel Alves.

A las 14.30 del 28 de agosto, el jugador fallecía en la UCI del centro hospitalario. La noticia se conocía horas después y, desde entonces, una multitud de béticos y sevillistas visitó la capilla ardiente instalada en la zona noble del Pizjuán. Hasta el máximo accionista del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, acudió para consolar a su homólogo blanquirrojo y a la familia del jugador.

Meses después nació su hijo, Aitor Antonio Puerta Roldán, su viva imagen y el encargado de que su recuerdo permanezca de manera eterna en el corazón de la afición sevillista.

  • 1