sábado, 17 noviembre 2018
08:06
, última actualización
Local

Se dice, se cuenta, se rumorea...

el 21 nov 2011 / 18:15 h.

TAGS:

La paz de Versalles. El anuncio de las principales ciudades taurinas francesas de reducir un 20% los honorarios del senado de la torería andante y el coste de los encierros más demandados levantó una reciente y comentada polvareda. Las aguas parecen haber recuperado parte de su cauce después de una reunión que sentó en la misma mesa a los gestores gabachos y al personal de coleta, que demandaba una hipotética libertad de mercado que tampoco es plena en el actual sistema cerrado que rige la fiesta. Olivier Baratchart, director de la plaza de Bayona, explicaba que las contrataciones seguirían haciéndose "como hasta ahora", pero precisó que "algunas plazas tendrán que reducir el número de festejos". En el fondo, permanece la llamada para apretar todos los cinturones. La crisis, el quinto jinete del Apocalipsis, sigue cabalgando por Europa. Oui.


Lo de Manzanares. El gran artista ha remachado su copiosa cosecha de premios y reconocimientos llevándose para casa la Oreja de Oro de Radio Nacional, premio que tradicionalmente ha distinguido -con recientes y demagógicos patinazos- al triunfador indiscutible de la temporada. Lo curioso del caso es que el Manzana se llevó el trofeo en una disputada e insólita votación con Alejandro Talavante y David Mora que, con sus indiscutibles méritos e ilusionante proyección para el futuro inmediato del toreo, no se han asomado ni de lejos al paseo militar de un Manzanares que ha cubierto una campaña sencillamente apabullante, simplemente histórica. La cosa no ha quedado ahí. La inmensa mesa camilla de twitter ponía en evidencia a esos aficionados que no terminan de enterarse de que va el asunto, que nunca se enterarán. Lo dicho, que tenían que habérsela dado a Frascuelo.

Historias para no dormir. Aunque estas líneas no suelen incluir demasiadas menciones al personal del palco, conviene matizar las sesudas conclusiones del reciente congreso de presidentes de plazas de toros que recomiendan la introducción de dos puyas de distinto calibre en función de la pujanza de cada animal. La estrafalaria sugerencia ha encontrado ecos variados pero habría que precisar que la puya no es el problema sino el caballo acorazado que la empuja, que hace perder al toro la partida de antemano. Ése es el cascabel que nadie ha colocado al gato. No está de más recordar que el toro que hoy sale por los chiqueros, con sus altas y sus bajas, es el más cuajado de la historia. Si se encontraran delante las sardinas de la preguerra, las matanzas equinas serían siderales.

Los Chopera, a por todas. Los hermanos Pablo y Óscar Martínez Labiano han presentado una ambiciosa propuesta empresarial que los pone a la cabeza del concurso de la plaza de Málaga. ¿Estarán mirando almenas más altas?

Curro y Paula. Los aficionados que pasan de los 40 recordarán bien aquellos festivales de la hermandad de Los Gitanos de Utrera en los que el gitano de Jerez y el Faraón de Camas destapaban sus tarritos. Nos lo cuenta el amigo Manolo Viera: va a cumplirse un cuarto de siglo de aquel recordado mano a mano de corto que acompasó a los dos artistas en el ruedo del coso del Arrecife. Y la cofradía utrerana quiere brindar un homenaje a ambos diestros en el transcurso de este festival, renacido de sus cenizas en el nuevo coso de La Mulata, que se celebrará, si Dios quiere, cuando asome la primavera. Por allí andaremos.

En twitter: @ardelmoral

  • 1