Local

La Policía culpa a la banda de georgianos del repunte de los robos en viviendas en la capital

El juez de guardia decreta prisión para 18 detenidos en Sevilla tras tomarles declaración

el 19 jul 2014 / 18:00 h.

TAGS:

robos-casas-sevilla-02Un grupo internacional con especialistas cerrajeros que se encargaban de entrar en las viviendas sin forzar la cerradura y sin dejar rastro de su presencia, salvo, obviamente, los objetos que se llevaban y formaban parte de su botín. No se introducían en chalets de postín ni grandes casas, sino que elegían viviendas no por el nivel económico de la familia sino por el tipo de cerradura. Es más, hacían largas caminatas por parejas en urbanizaciones para hacer estas averiguaciones previas e iniciar el asalto a esas casas cuyas llaves contaban con menos medidas de seguridad. Así actuaba la banda de georgianos, desarticulada por la Policía Nacional, que los señala como los autores de buena parte de los robos en viviendas deSevilla. Tanto es así que cree que su participación fue clave para el repunte detectado en febrero y aseguran que, tras su detención, se verá reducido el número de robos en viviendas. Ese fue uno de los detalles ofrecidos por la Policía Nacional ayer, tras la detención de 26 personas –todos georgianos, salvo un griego y un armenio–, de los que 19 operaban en la capital y que ya han ingresado en prisión 18 por orden del juez. También hicieron seis registros en viviendas (en la capital y en los pueblos de Espartinas, Camas y Brenes). De los escollos de la operación Esparta –denominada así porque las primeras pistas se detectaron por el único griego de la banda– dieron buena cuenta la Policía Nacional. La investigación se inició hace un año, cuando, a raíz de una serie de robos en domicilios, tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo criminal «organizado y jerarquizado», que actuaba de forma itinerante en todo el país. El problema radicaba en su modus operandi, según explicó ayer la delegada del Gobierno en Andalucía. Utilizaban técnicas novedosas como el impresioning –obtener una copia de la llave a través de pletinas metálicas moldeables– y el bumping –introducir una llave maestra para copiar el engranaje interno– que hacían de forma muy rápida. «Eran capaces de forzar la puerta en apenas 30 segundos y sin dejar rastro», indicó el jefe superior de la Policía para Andalucía Occidental, Francisco Perea. Tal es el grado de dificultad que la Policía solo tiene, de momento, pruebas objetivas del robo en 12 domicilios de la capital. «Solo se trata de la punta del iceberg», aclaró el comisario jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial, José Martínez de Mandojana, que avanzó que el trabajo policial se centra ahora en comprobar la procedencia de todo el material incautado, donde destacan 300 piezas de joyería, pero también portátiles, móviles y cámaras fotográficas, que permitirá señalar otros hogares que fueron víctimas de estos especializados ladrones de casas. Algo que dan por seguro. De hecho, aseguran que la banda en cuestión pudo ser autor «de multitud de robos» en la capital. Hasta creen que su arresto se verá traducido «en los próximos meses» en un descenso de los mismos en Sevilla. Aunque la investigación permanece abierta, los responsables policiales recalcaron que es sólo para identificar el número de robos, ya que se ha desarticulado a toda esta «banda de superespecialistas», que tienen una edad media de unos 30 años, todos contaban con antecedentes policiales y actuaban, principalmente, en las horas centrales del día, cuando veían que la vivienda podía encontrarse deshabitada. Una vez dentro, los delincuentes se centraban en localizar el dinero y las joyas, que luego vendían en el mercado negro. Para ello , utilizaban un detector de oro para descartar piezas que no fueran de este material, que está muy cotizado.

  • 1