Economía

Se puede vivir mejor en la granja

Se acabó el plazo. Los agricultores y ganaderos andaluces ya han solicitado las ayudas de la Junta para renovar sus instalaciones y mejorar las condiciones de bienestar de sus animales. Es, seguramente, la única oportunidad que tienen este año para invertir en modernizar sus parcelas.

el 16 sep 2009 / 06:16 h.

Se acabó el plazo. Los agricultores y ganaderos andaluces ya han solicitado las ayudas de la Junta para renovar sus instalaciones y mejorar las condiciones de bienestar de sus animales. Es, seguramente, la única oportunidad que tienen este año para invertir en modernizar sus parcelas.

La subvención para reformar las explotaciones cubre hasta el 80% del coste de las inversiones que se realicen -con un máximo de 30.000 euros por beneficiario y año-, centrándose exclusivamente en aquellas que evitan el deterioro del campo. Ello abarca la corrección de cárcavas, la implantación de muros de contención y setos de vegetación, la plantación de bosques isla, la instalación de charcas, así como de comederos y bebederos para el ganado.

En este sentido, la medida representa un balón de oxígeno para los ganaderos de la dehesa, que en los últimos años han encadenado las crisis del ovino, del ibérico y del corcho. "La dehesa está descapitalizada", asegura el técnico de Asaja Sevilla, José Manuel Roca. "Ésta es la única oportunidad que tienen los ganaderos de invertir este año para modernizar sus explotaciones y va a tener un efecto muy positivo", apunta.

Por su parte, el fomento del bienestar animal está restringido a las explotaciones avícolas y porcinas intensivas y contempla una subvención de 500 euros por cada unidad de ganado mayor, hasta un tope de 30.000 euros. Van encaminadas a adaptar las infraestructuras para que los animales tengan más espacio, un mayor acceso a la luz y a la ventilación natural, así como al esparcimiento exterior, entre otras.

Sin embargo, si el primer objetivo de las ayudas es "muy ambicioso", Roca señala que se han descolgado demasiados tipos de explotaciones de la lista del bienestar animal. "El primer borrador que recibimos abarcaba toda la ganadería y lo han recortado sin previo aviso", explica el técnico de Asaja Sevilla.

A pesar de su valoración positiva sobre el efecto de estas ayudas en el agro andaluz, Roca denuncia que el impacto "será mucho menor del que podía haber sido", ya que la convocatoria esta "cargada de errores de contenido que han impedido que gran parte de los interesados pudiera gestionar sus solicitudes".

Ello, junto al breve plazo dado, ha provocado que "apenas un 10% haya podido cursarlas". En este sentido, destaca que Asaja ha instado a la Consejería a que ampliara el plazo, pero la respuesta "ha sido negativa".

  • 1