lunes, 22 abril 2019
14:00
, última actualización
Cultura

Se recuperan los diestros heridos en los últimos días

El novillero mexicano Ernesto Tapia Calita ya se encuentra en su domicilio sevillano después de recibir el alta ayer en el centro hospitalario de Caravaca de la Cruz

el 16 sep 2009 / 08:27 h.

El novillero mexicano Ernesto Tapia Calita ya se encuentra en su domicilio sevillano después de recibir el alta ayer en el centro hospitalario de Caravaca de la Cruz, en el que había quedado ingresado después de ser operado de una aparatosa cornada que, afortunadamente, no interesó órganos importantes. Calita resultó herido el martes en la plaza de toros de Calasparra cuando toreaba de muleta al primero de su lote, siendo alcanzado en un derrote seco que le caló el muslo izquierdo. Compartía la plaza con el novillero Ignacio González.

Según ha explicado a El Correo de Andalucía Emilio Moreno, apoderado del lidiador mexicano, "ha vuelto a nacer, pudo ser muy gorda y ya está recuperándose en su casa. El pitón le entró por debajo del glúteo y salió junto al testículo izquierdo sin tocar los esfínteres, ni las venas femoral y safena. Terminó rebotando en la pelvis y no le ha afectado ni a los abductores". Moreno precisaba que "el novillo era muy astifino y la trayectoria de la cornada muy limpia, pero ha sido un milagro que no le haya causado lesiones mucho más severas". En cualquier caso, Moreno no aventuraba plazos para la reaparición de su poderdante.

Por otro lado, el matador de toros Miguel Ángel Perera -cogido el pasado domingo en Mérida- acelera la recuperación de su cuádriceps y apura los plazos marcados por los médicos cara a su vuelta a los ruedos. Tal y como aseguraba ayer su apoderado, el diestro sevillano Fernando Cepeda, la reaparición podría verificarse el próximo sábado en la localidad pacense de Barcarrota, donde goza de gran ambiente. Los médicos que le asisten tenían previsto retirarle hoy mismo el drenaje, si bien la decisión definitiva dependerá de cómo se encuentre el torero probándose mañana en el campo.

Siguiendo con el parte de bajas, el novillero salmantino Juan del Álamo también evoluciona favorablemente de la cornada sufrida el martes en Albacete. El novillero recibió una cornada limpia y menos grave de 14 centímetros en la novillada que el martes se celebró en la plaza de toros de Albacete. A pesar de la extensión de la herida, el prometedor novillero charro quiere estar listo para actuar el sábado en la plaza de su tierra.

Por su parte, el banderillero Juan Luis Serrano -herido muy grave en el recto cuando toreaba en Navacerrada- ya ha pasado a planta aunque los médicos mantienen la cautela sobre su estado y no descartan que pueda volver a la UVI del Puerta de Hierro.

  • 1