martes, 18 diciembre 2018
14:12
, última actualización
Local

Se respira ópera

el 26 feb 2012 / 20:43 h.

TAGS:

Donizetti se inspiró en María de Padilla para escribir una ópera.

La tentación más inmediata pasa por seguir las andanzas de Carmen, Don Juan y Fígaro. Y así lo ha entendido el consistorio enjaretando, a mayor gloria de aquellos personajes, tres rutas que llevan al peatón a seguir sus andanzas por el centro de la ciudad. Pero hubiera sido hacerle un feo a compositores como Verdi, Rossini o Donizetti el olvidar que también ellos sintieron el influjo sevillano y ambientaron aquí algunos de sus títulos líricos más emblemáticos.

La última ruta de los Mitos (musicales) de Sevilla hace escalas en otros rincones que no deberían faltar en la hoja de ruta de cualquier aficionado. Uno de ellos es la calle Santo Tomás, lugar en el que algunos autores ubican la casa de Fígaro, el mismo que protagonizó el rossiniano Barbero. El Hospital de la Caridad será otro de los espacios invocados gracias a que fue mandado construir por Miguel de Mañara, personaje asociado al mito del Don Juan recogido por Alfano y Tomasi.Otra parada obligatoria será el antiguo Puente de Barcas y el Altozano. En esta zona Verdi ambientó algunas de las escenas que forman parte de su ópera La fuerza del destino, basada en la obra original del Duque de Rivas, Don Álvaro y la fuerza del sino. Cerca de allí, la antigua cárcel del Castillo de San Jorge fue escogida por un señor llamado Ludwig van Beethoven para el inicio de su único título lírico, Fidelio.

Parte de la ópera María de Padilla transcurre, por obra y gracia del belcantista Donizetti, en los Reales Alcázares. Y el mismo compositor haría del Patio de Banderas escenario de un momento romántico en La favorita. Regresando al Barbero de Rossini, en la calle Argote de Molina, esquina con la calle Segovia, pudo haberse ubicado el balcón de Rosina. En breve, podrá seguir esta guía mediante una señalización que verá en la ciudad.

  • 1