martes, 26 marzo 2019
08:43
, última actualización
Economía

Sebastián: "Cuanto más conocemos a Magna, menos nos gusta"

La reunión de ayer en Berlín no sirve para aclarar el futuro de la plantilla de la planta de Opel de Figueruelas (Zaragoza)

el 15 sep 2009 / 21:20 h.

La reunión entre los países europeos con plantas de Opel celebrada ayer en Berlín no logró arrojar nueva luz sobre la operación de venta a Magna y llevó al ministro español de Industria, Miguel Sebastián, a decir que cuanto más conoce el plan, menos le gusta. El encuentro había sido convocado por Alemania para pedir cooperación en el paquete de créditos y avales de 4.500 millones a los que se ha comprometido Berlín para salvar Opel.

Antes de entrar en la reunión, en la que sólo se acordó que Berlín pedirá a Magna que precise su plan financiero y de viabilidad, Sebastián criticó la política de información sobre una venta anunciada por sorpresa en vísperas de las elecciones alemanas. “Falta ahora mismo información por parte de Magna. Ha habido una decisión que nos ha parecido sorprendente, porque General Motors nunca vio la opción de Magna como la mejor”, dijo.

Subrayó que el Gobierno español y el aragonés todavía no conocen “los detalles del acuerdo ni la opción industrial de Magna”, y añadió que “cuanto más conocemos la opción de Magna menos nos gusta”.

Las críticas se dirigieron también indirectamente contra el Gobierno de Angela Merkel, pues la reunión fue convocada para hablar sobre las ayudas financieras que cada país aportara a New Opel, y no para debatir el plan en sí. Sebastián hizo hincapié en que España confía en que Opel tiene un “futuro brillante”, pero sólo si todos los implicados trabajan juntos en la solución de los problemas. Uno de los fundamentales es la falta de claridad respecto al futuro de la producción de la planta de Figueruelas (Zaragoza), de donde en principio desaparecería el montaje del Corsa de tres puertas.

  • 1