Defensa dice “no tener potestad” en el conflicto laboral de la base de Morón

El primer día de paro de la plantilla de VBR fue respaldada de forma masiva. El comité denuncia incidencias con los marines de EEUU que “usurpan” los puestos

el 10 sep 2013 / 11:21 h.

moron El primero de los cuatro días de huelga convocados por los trabajadores de Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), la empresa gestora del mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera, ha llegado hasta Madrid, en concreto al pleno del Senado. Allí el ministro de Defensa, Pedro Morenés, señalaba en respuesta a una pregunta planteada sobre este conflicto laboral que su departamento vigila la situación de la base actualmente bajo un ERE, pero que “ni las autoridades militares ni el Gobierno tienen potestad” sobre el asunto. El ministro aclaró que el convenio entre España y EEUU en materia de Defensa regula la contratación de obras y servicios en ambas bases y deja en manos de una empresa privada la autonomía de la gestión. Además de su labor de vigilancia, Defensa recalcó que está “en contacto” con la embajada estadounidense y con el coronel jefe de la base, que sigue el conflicto laboral y que apoya su resolución. Fue el diputado socialista Antonio Gutiérrez Limones, el que realizó la pregunta para conocer las gestiones que el Gobierno ha realizado con la administración estadounidense ante el despido masivo de trabajadores en las bases de Morón y Rota (Cádiz) en defensa del cumplimiento de la legislación española y el tratado bilateral. Al margen de estas declaraciones, la primera jornada de paro técnico en la base de Morón contra el nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) destinado a extinguir otros 70 puestos de trabajo en la plantilla española tuvo buena respuesta. José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa en estas instalaciones militares cuyo uso comparten Estados Unidos y España, informó de que la huelga cosechó un seguimiento “del cien por ciento” entre los trabajadores, que ayer por la mañana celebraron una concentración a las puertas de la base. No obstante, criticó que la Delegación del Gobierno en Andalucía dictara servicios mínimos “abusivos” que movilizan, en concreto, a 68 trabajadores. “Vamos a impugnarlos”, subrayó Rodríguez. Igualmente, el presidente del comité de empresa denunció que la cúpula militar estadounidense encargara a sus marines la realización de labores propias de la plantilla de Vinnell-Brown & Root Spain. “Están usurpando nuestros puestos de trabajo”, señaló anunciando, claro está, que dicho aspecto será también denunciado a las autoridades laborales. El pleno del Ayuntamiento de Morón aprobó por unanimidad el respaldo a la causa de los trabajadores españoles. La convocatoria de huelga rige hasta el viernes, cuando además finaliza el periodo de consultas del ERE. Aunque VBR alega razones “productivas” para estos nuevos despidos, que suceden al ERE ya consumado en 2010 con la extinción de 119 empleos, el comité esgrime que la plantilla española de la base ha efectuado más de 3.000 horas extraordinarias en el primer semestre de este año, con un incremento global de la carga de trabajo del 30%, “sobre todo en trabajos de pista y comidas”. Hay que recordar además que después de que las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos adjudicasen a VBR la gestión de los servicios de mantenimiento de estas instalaciones militares, esta empresa estadounidense emprendió en 2010 un expediente de regulación de empleo “por causas organizativas” para extinguir 286 de los 594 puestos de empleo sujetos entonces a los servicios de mantenimiento.

  • 1