viernes, 14 diciembre 2018
02:59
, última actualización
Deportes

Segundas partes... para olvidar

Tras Barcelona y Real Madrid, el Sevilla es el tercer mejor equipo de la Liga hasta el descanso; luego, desaparece: es tercero... por la cola.

el 29 nov 2011 / 20:22 h.

Superado el primer tercio del campeonato, el Sevilla continúa peleando por asaltar los puestos de Liga de Campeones. El equipo de Marcelino ha perdido dos encuentros, pero sólo ha ganado cinco (38,4% del total); seis empates completan su bagaje, insuficiente por ahora para lograr el objetivo. La culpa reside es la irregularidad de su rendimiento, que cae en picado a medida que avanzan los partidos. Hay un muy buen Sevilla, de Champions, en la primera parte de los partidos y un Sevilla muy débil, con números de candidato al descenso, a partir del descanso.

Si se hace una clasificación a tenor del rendimiento de los equipos en la primera parte, el Barcelona es el que más puntos suma (31) merced a sus nueve victorias y cuatro empates parciales. Le sigue el Real Madrid, con 29 puntos, tras irse al descanso con ocho victorias y cinco empates provisionales. El tercer puesto de lo ocupa el Sevilla, con 25 puntos. Seis victorias y siete empates es su bagaje. Nunca se fue a vestuarios perdiendo, algo que sólo han logrado los dos grandes candidatos al título. Levante, Valencia y Osasuna, con 22 puntos, se sitúan a continuación.

El equipo de Marcelino es el menos goles ha encajado en la primera parte: 2, por 3 del Barcelona y 4 de Real Madrid y Levante. La diferencia está en el saldo de goles a favor, donde el conjunto azulgrana domina gracias a sus 24 tantos, seguido por el cuadro merengue (19). El nervionense suma 9 dianas.

UN BAJÓN PREOCUPANTE. Si al Sevilla se le puede calificar como un equipo de Champions por su rendimiento en las primera partes, tras el descanso es otro completamente distinto. Sólo dos conjuntos (Betis, con 11 puntos sumados; y Osasuna, con 10) lo han hecho peor. El equipo de Marcelino ha cosechado una sola victoria, ocho empates y cuatro derrotas parciales, lo que le reportaría un total de 11 puntos. Su rendimiento experimenta un tremendo bajón: marca menos de la mitad de goles (4, por los 9 anotados en las primeras partes) y encaja el cuádruple (8, por los 2 encajados antes de los decansos).

El rendimiento físico del equipo, parece claro, tiene un papel clave en este cambio tan radical que acusa el conjunto nervionense cuando llega el segundo tramo de los choques.

Marcelino lo viene diciendo por activa y por pasiva: urge dar un nivel alto y homogéneo mientras el balón esté en juego. Por ahora esto que reclama el técnico no se ha visto... y el campeonato ha superado ya su primer tercio. La recuperación de futbolistas como Negredo, Perotti o Rakitic, lastrados por las lesiones, debe notarse a medida que avance la competición, aunque ellos no pueden hacerlo todo. Marcelino quiere un Sevilla fuerte físicamente que presione para robar la pelota y se plante en el área con rapidez. Otra cosa es que lo esté consiguiendo.

  • 1