Cofradías

Segundo año en blanco para 18 cofradías

Sevilla ha encadenado a causa de la lluvia las dos Semanas Santas con más pésimos balances de su historia reciente

el 08 abr 2012 / 19:26 h.

El misterio de la Redenciñon busca refugio en la Anunciación.

Llueve sobre mojado. La que cerró ayer La Resurrección es la segunda peor Semana Santa que se recuerda y lo más sangrante es que la que ostenta el récord de pasos encerrados en casa por la lluvia fue la del año pasado. Sevilla ha encadenado las dos Semanas Santas con más pésimos balances de su historia reciente. Si en 2011 fueron 33 las cofradías que suspendieron sus salidas (el 55% de la nómina), en este 2012 justo la mitad de la nómina, 30 hermandades, no pudieron realizar sus estaciones de penitencia de una forma normalizada: 26 ni siquira abrieron las puertas de sus templos, dos vieron frustradas sus salidas (La Redención y San Gonzalo), una hizo un pequeño amago (La Hiniesta) y otra, la Vera-Cruz, cumplimentó su estación de penitencia sin imágenes en una decisión que promete copar los corrillos de la semana de pascua.


En el cómputo de las dos últimas Semanas Santas hay un dato escalofriante: nada menos que 18 cofradías llevan dos años sin salir (la del Polígono de San Pablo el Lunes Santo; las ocho corporaciones del Martes; las siete del Jueves; y La Carretería y El Cachorro el Viernes). En el lado contrario de la balanza, hay cofradías que pueden presumir de haber hecho pleno, dos de dos, en las dos Semanas Santas que más han sufrido el azote del agua. Son 14: El Amor (con sus dos cortejos), San Roque, La Estrella y la Amargura el Domingo de Ramos; las nueve cofradías del Miércoles; y La Resurrección).


Tras el invierno más seco en muchas décadas, desgraciadamente la lluvia (torrencial y hasta con aparato eléctrico el Martes Santo) quiso erigirse en protagonista de la Semana Santa ya desde el Viernes de Dolores, cuando cuatro de las seis cofradías de la primera jornada de vísperas (Padre Pío, La Misión, Pasión y Muerte y Cristo de la Corona) suspendieron sus salidas y las otras dos (Bellavista y Pino Montano) se vieron obligadas a regresar a sus templos poco después de iniciar con retraso sus estaciones de penitencia.


Si duda, la noticia más sorpresiva de esta Semana Santa fue la decisición que, ante los adversos pronósticos meteorológicos, adoptó el Lunes Santo la hermandad de Vera-Cruz de hacer estación a la Catedral sin sus pasos, pero sí con su cortejo de nazarenos al completo cerrado por el Lignum Crucis, la reliquia del Santo Leño de la Cruz que porta un hermano nazareno en un relicario de plata y al que muchas personas se acercan a besar. El singularísimo cortejo desfiló ante una Carrera Oficial casi vacía en una decisión tan histórica como controvertida. La estampa de los nazarenos de Vera-Cruz desfilando a toda prisa, casi como en una manifestación, por unas calles encharcadas, tardará tiempo en borrarse del imaginario colectivo. Hasta 38 representaciones multicolores de la Confraternidad de la Vera-Cruz se integraron en un cortejo donde no faltaban guardias civiles y los capataces de la cofradía. Preguntado al respecto en los micrófonos de Canal Sur Radio, al presidente del Consejo de Cofradías, Adolfo Arenas, no le hizo gracia esta "respuesta improvisada" . Lo cierto es que la decisión, madurada consigo mismo por el hermano mayor, Francisco Berjano, sorprendió hasta los propios hermanos y dio lugar a un abierto debate en el seno del cabildo de oficiales, si bien al final la dedeliberación fue unánime. "Salimos a la calle a dar un testimonio de fe de manera sencilla y discreta y a catequizar, que es la esencia de una estación depenitencia", defendió el hermano mayor preocupado por que se entendiera la decisión.


Al margen del insólito caso de Vera-Cruz, la Semana Santa de 2012 deja también un buen álbum de fotos singulares. El Domingo de Ramos no fue un nazarenito blanco del Amor el que pidió la primera venia en la Campana, sino el diputado mayor de gobierno de San Roque. Como ya sucediera en el año 2000, la hermandad del Amor recurrió al comodín nocturno para integrar el misterio de la Sagrada Entrada en el cortejo de negro. En San Julián, por su parte, hubo un extraño amago de salida, pero los chubascos obligaron a los nazarenos a volver sobre sus pasos cuando el Cristo de la Buena Muerte se disponía a cruzar la ojiva de la parroquia. El Lunes Santo, los dos pasos de La Redención buscaron cobijo en la iglesia de la Anunciación. Más habitual resulta ya ver al misterio de San Gonzalo refugiarse en la Magdalena, mientras que el palio de la Virgen de la Salud se guarecía de la lluvia en la capilla de la Estrella, estampa que tuvo un precedente en el año 1976. Tanto La Redención como San Gonzalo demoraron las salidas dos horas y media sobre su horario oficial previsto después de que sus juntas de gobierno quemaran todas las naves, y alguna más, en su persistente intento de echar la cofradía a la calle. Los compases de espera se hicieron interminables, todo por buscar un parte algo más esperanzador. En la iglesia de Santiago hubo nazarenitos que hasta se durmieron en alguna escalinata mientras se apuraba hasta la última opción.


El extraño caso de la hermandad de Los Panaderos, cuyo paso de palio entró completamente descolgado del resto del cortejo a las 4.30 horas de la madrugada, también merece un hueco en este balance, sobre todo por la inexplicable actitud de su hermano mayor, quien abandonó su puesto de fiscal del paso para marcharse directamente a la capilla, donde cambió su túnica de nazareno por el traje de calle.
Menos mal que salieron todas las Esperanzas...

Los bares. Los establecimientos de hostelería, bares y restaurantes de la ciudad han cerrado la Semana Santa de 2012 con unas estimaciones de ingresos inferiores en un 30% a las previstas por el sector para este período vacacional, un descenso que achacan a las precipitaciones registradas en la mayor parte de los días claves de esta semana.


Los hosteleros sevillanos arrancaban la Semana Santa con “expectativas” e “ilusión” de que las previsiones meteorológicas, que alertaban de inestabilidad durante toda la semana, no se cumplieran y el buen tiempo animase al público a salir a la calle. No obstante, el presidente de la Asociación Provincial de Hostelería de Sevilla, Pedro Sánchez Cuerda, manifestó que “desgraciadamente, se han cumplido las previsiones más negativas”, por lo que los objetivos de venta marcados a principio de semana se han visto reducidos “en torno a un 30%”, siendo los bares y restaurantes ubicados en el casco histórico los que más han notado el descenso. De este modo, Sánchez Cuerda indicó que, a medida que fueron avanzando los días se esfumaron las esperanzas de que la Semana Santa, inicio de la temporada alta para los establecimientos hosteleros, dieran un vuelco a la tendencia a la baja que registran desde principios de año. El presidente de los hosteleros pone de manifiesto que, si bien los bares siguen estando igual de llenos, el gasto por cliente se ha visto considerablemente reducido desde el inicio de la crisis, lo que propicia el éxito de los establecimientos que ofrecen precios más asequibles y que los “restaurantes de mantel” apuesten cada vez más por la tapa. 

  • 1