Local

Seguridad por encima de la comodidad

La decisión del Ayuntamiento de prohibir el uso de sillitas plegables en zonas consideradas como vías de evacuación puede provocar, de entrada, el malestar de muchos sevillanos que habían comenzado a acostumbrarse a disfrutar de la Semana Santa sin la...

el 16 sep 2009 / 06:08 h.

La decisión del Ayuntamiento de prohibir el uso de sillitas plegables en zonas consideradas como vías de evacuación puede provocar, de entrada, el malestar de muchos sevillanos que habían comenzado a acostumbrarse a disfrutar de la Semana Santa sin la incomodidad que supone esperar de pie la llegada y paso de las procesiones. Pero si la seguridad es el principio que orienta esta nueva medida, es necesario asumir que el interés general, la prevención de accidentes, debe estar por encima de esa comodidad individual.

No obstante, es fundamental que el Ayuntamiento regule, aplique e informe a los ciudadanos de estas medidas con la suficiente sensibilidad e inteligencia que evite interpretaciones no deseables, como el hecho de que sólo podrían disfrutar de permanecer sentados los usuarios que hayan pagado por las sillas de la carrera oficial y, por tanto, se considere erróneamente que se establecen dos clases, en función de su capacidad económica o de que paguen por ese servicio.

Hay que partir de que la colocación de esas sillas, gestionadas por el Consejo de Cofradías, también se viene ciñendo a criterios de seguridad, que tienen que garantizar que su número y ubicación permite siempre la existencia de pasillos de suficiente anchura para garantizar la comodidad en el paso de los viandantes y, por supuesto, las correspondientes medidas de evacuación cuando sea necesario. El Ayuntamiento deberá aclarar que las "sillas móviles", por tanto, se regirán por esos mismos principios de seguridad, y en consecuencia podrán seguir siendo utilizadas por los ciudadanos, siempre que no se ubiquen en zonas que puedan convertirse en vías de evacuación. Igualmente, en aras de la seguridad, el Ayuntamiento también deberá garantizar las medidas inspectoras necesarias para evitar que otros obstáculos, como establecimientos ambulantes no autorizados, se ubiquen en cualquier zona, sean o no de evacuación. Y que los establecimientos que venden productos de alimentación cumplan con todas las normas de conservación e higiene, algo que lamentablemente no siempre ocurre, sin que las actuaciones inspectoras y sancionadoras del Consistorio estén a la altura de las irregularidades que sufren o pueden sufrir los usuarios.

Secretario general de Facua-Sevilla

  • 1