martes, 11 diciembre 2018
12:12
, última actualización
Deportes

Seis de la carretera de Utrera en el once, bendito sea Turín

LA CONTRACRÓNICA. Una final tiene efectos beneficiosos desde mil y una perspectivas, incluso si el desenlace no es el más esperado.

el 12 may 2014 / 00:30 h.

canteranosUna final tiene efectos beneficiosos desde mil y una perspectivas, incluso si el desenlace no es el más esperado. Porque si el miércoles es un día grande para el Sevilla y el sevillismo, en Getafe ya disfrutaron de un partido inolvidable cuatro sevillistas sevillanos. Las lógicas precauciones que adoptó Unai Emery a pocos días de la batalla por la tercera corona continental permitió disfrutar de una circunstancia que fue parte de la normalidad hace unos cuantos años, bastantes ya, en Nervión pero que en estos tiempos de fronteras diluidas es realmente reseñable incluso en un club como el Sevilla, ejemplo de apuesta por la cantera, siempre un valor seguro para el futuro. Emery dispuso en el campo al mismo tiempo a seis canteranos en el once, seis sevillistas y sevillanos, de los que cuatro fueron titulares: junto a Javi Varas en la portería, Antonio Cotán, el mediocentro de Olivares, que cuenta con sólo 18 años, que ya había debutado en Liga Europa (en el 6-1 ante el Podgorica), ese torneo que ayer también le dio la oportunidad de colocarse por primera vez la titular del Sevilla en Liga; en el costado izquierdo de la defensa, Moisés Delgado, Moi, utrerano como José Antonio Reyes, que saldría en la segunda mitad, utrerano como el presidente de la entidad; en la punta del ataque, otro adolescente, la joya de la cantera, Carlos Fernández, que hasta el próximo día 22 no cumple la mayoría de edad. El de Castilleja de Guzmán debutó el pasado diciembre en un partido de Copa del Rey ante el Racing, eliminatoria de  mal recuerdo para todos menos para Carlos, que dejó en Getafe un regate sobre la cal de la línea de fondo de la portería azulona pleno de calidad y talento. De esos se esperan muchos en Nervión, que también vio debutar en el lateral derecho a Modesto Acosta, Mode, un tomareño que vio hecho realidad también el sueño de una vida en la carretera de Utrera. Habrá que apuntarle también este tanto a Emery, y dar la enhorabuena a todos los que han trabajado con estos chicos durante tantos años. Fue un primer paso, en un día tan difícil como especial, pero seguro que no será la última vez. Calidad tienen para seguir disfrutándolos con la camiseta que defienden con el sentimiento que no se compra en el mercado.

  • 1