Local

Seis muertos y 39 heridos en un accidente de autobús en Barcelona

Seis turistas holandeses murieron el jueves por la noche y otros 39 resultaron heridos en un accidente de autobús en San Pol de Mar (Barcelona). El siniestro se produjo cuando el vehículo se salió de la calzada en una curva, por lo que embistió a un turismo y volcó. La división de Tráfico de los Mossos d'Esquadra investigan si el siniestro fue por exceso de velocidad.

el 16 sep 2009 / 06:32 h.

TAGS:

Seis turistas holandeses murieron el jueves por la noche y otros 39 resultaron heridos en un accidente de autobús en San Pol de Mar (Barcelona). El siniestro se produjo cuando el vehículo se salió de la calzada en una curva, por lo que embistió a un turismo y volcó. La división de Tráfico de los Mossos d'Esquadra investigan si el siniestro fue por exceso de velocidad.

El accidente se produjo sobre las 23.13 horas del jueves, cuando un autobús, en el viajaban 65 turistas -todos holandeses, menos uno alemán- desbordó la calzada en una curva, volcó y embistió a un turismo, explicó Maxim del Valle, jefe del operativo de seguridad y rescate a cargo de los bomberos de la Generalitat.

El subjefe de la División de Tráfico de Mossos, Vicenç Gasulla, dijo ayer que determinar la velocidad a la que iba el autocar siniestrado será un "elemento fundamental de la investigación", ya que la curva donde se produjo el accidente es muy cerrada y está limitada a 40 kilómetros por hora. En declaraciones a los periodistas, explicó que el tacógrafo digital está siendo investigado en el laboratorio, y que una vez determinen la velocidad exacta, podrán saber si ésta fue la causa.

El autocar siniestrado es de dos plantas, por lo que realizar una curva muy cerrada puede ser más complicado que para un turismo, aunque si circulaba a la velocidad indicada hubiera sido muy difícil que volcara. No obstante, los Mossos no descartan ninguna hipótesis. En la primera inspección no se observó ningún fallo mecánico ni un pinchazo en las ruedas del vehículo, que tenía el seguro y la documentación en orden, y que era "relativamente nuevo", con dos años de antigüedad. Los investigadores también estudian la posibilidad de que haya "otras circunstancias de tipo humano" como un despiste, un problema de salud, somnolencia, o que un animal se cruzara en la vía, entre otras, ya que la prueba de alcoholemía que se le practicó al conductor dio negativa.

Por el momento, los Mossos sólo pudieron interrogar al conductor en un primer momento, sin que aportara ninguna información, y no han vuelto a hacerlo después de que fuera intervenido quirúrgicamente por las heridas graves que presentaba. Por su parte, el conductor del turismo que también resultó afectado dijo que fue tan rápido que no sabe qué le pasó.

El autocar tenía los cinturones reglamentarios, aunque los Mossos están en la fase de ubicar a todos los pasajeros en sus asientos, por que no pueden confirmar si todos lo llevaban abrochado.

Según informó la propietaria del autobús, Plenacosta, el autocar hacía un recorrido turístico por Barcelona y volvía al Maresme a dejar pasajeros en diferentes hoteles, ya que los turistas que transportaba, entre los que había niños, no pertenecían a un grupo homogéneo, ya que habían contratado el viaje por separado.

  • 1