domingo, 18 noviembre 2018
16:00
, última actualización
Local

Selectividad, de la Pepa a los recortes

el 19 jun 2012 / 11:03 h.

TAGS:

Alumnos realizando su examen de Selectividad en una de las aulas de la UPO.

Saben que hay recortes en educación, han oído que las tasas universitarias serán más caras el próximo curso y que habrá menos becas pero su mente está todavía en otra cosa: aprobar la Selectividad y sacar nota para la carrera deseada. Ayer, 9.408 alumnos se enfrentaron al primer día de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), que transcurrió con normalidad. Pese a todo, profesores de la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad de Sevilla (Adius) y miembros del Consejo de Alumnos (Cadus) quisieron concienciarles de lo que se van a encontrar y animarles a unirse a su lucha contra los recortes.

Entre nervios y últimos repasos a los apuntes, los alumnos estaban citados a las 8.00 horas en 12 sedes de la Hispalense y dos de la Olavide. El primer examen empezó a las 8.30 horas. San Manuel Bueno Mártir de Miguel de Unamuno y Ora marítima de Rafael Alberti eran las opciones para el Comentario de texto, lo que descolocó a muchos. "En literatura se han cargado a todo el mundo, siempre hay uno periodístico y encima uno de narrativa y otro de poesía, si por lo menos hubieran sido uno narrativo y otro dramático...", lamentaba Álvaro Sánchez, alumno del colegio Julio César, que aspira a estudiar Ciencias del Mar en Canarias.

Tras un descanso, a las 10.45 horas comenzaba el segundo examen: Historia de España o de la Filosofía. Y aquí la mayoría acertó en sus apuestas. Auguraban que la Selectividad se uniera al Bicentenario de la Pepa y cayera la Constitución de 1812 (la otra opción era el franquismo). Julia Pérez, del IES San Isidoro, se la sabía y le fue "bien". Aún no tiene claro qué estudiará. "Algo de ciencias", dice. En Filosofía preguntaron Descartes y Locke.

El último examen del día -la Selectividad sigue hasta el viernes con las materias optativas para subir nota- fue el de idiomas. Los profesores no comenzaron sus acciones informativas hasta el fin de la jornada "para no abordarlos antes que están nerviosos". Ataviados con las camisetas verdes en defensa de la enseñanza pública -los miembros del Cadus llevaban las suyas amarillas llamando a la insumisión- se acercaron a los futuros universitarios para explicarles los recortes, entre quejas porque decanatos como el de Económicas y Derecho no les permitieron desplegar mesas ni colgar carteles.

"Queremos informarles de que a este privilegio que hemos tenido le queda poco tiempo porque hay una estrategia absolutamente planificada para deteriorar la universidad pública en favor de la privatización, con clases masificadas, menos profesores y peor calidad, y además subiendo las tasas para que cueste igual que la privada", asegura Carolina Márquez, profesora de Economía Aplicada que no se cree que sea "un problema de dinero porque si hay para Bankia debe haberlo para educación" sino que "es pura ideología".

María José Lera, profesora de Psicología, se trasladó a Derecho, donde alertaba a los alumnos de que "con las tasas más caras y dificultando las becas se penaliza a las clases más humildes, ahora que el hijo del obrero había entrado en la Universidad". "Pero si hay crisis habrá que sacar dinero y además becas habrá, lo que van es a penalizar a los flojos", cuestionaba Arturo Pérez, del Preu y futuro estudiante de Turismo. "Pero pedirle más nota a quien tiene menos es discriminación", le explicaba Lera. Su compañero Juan Romero, que quiere estudiar Publicidad, sí está contra los recortes en Sanidad y Educación en vez de que "Rajoy quite los sueldos esos que le quedan a ellos de por vida". Pero se muestra escéptico de que las protestas sirvan para algo porque "los políticos llevan muchos años haciendo lo que quieren, para cambiarlo habría que hacer algo más drástico".

Más drástico no pero original fue la performance del grupo de Bellas Artes Escuadrón de las Sujetadores contra los recortes, que ofrecían a los alumnos "terapias de abrazos" o "aspirarles" la mala energía tras los exámenes.

 


  • 1