Deportes

Señales en contra de Bsport

El grupo Bsport, ahora rebautizado como Betis Sport, confiaba en adquirir las acciones de Farusa antes del sábado, quizás hoy mismo, pero el día D tendrá que esperar. Manuel Ruiz de Lopera, convaleciente de su operación de cervicales, no recibe a casi nadie, aunque por otro lado cierra contratos televisivos.

el 15 sep 2009 / 16:06 h.

El grupo Bsport, ahora rebautizado como Betis Sport, confiaba en adquirir las acciones de Farusa antes del sábado, quizás hoy mismo, pero el día D tendrá que esperar. Manuel Ruiz de Lopera, convaleciente de su operación de cervicales, no recibe a casi nadie, aunque por otro lado cierra contratos televisivos. Siguen las dudas...

A día de hoy, la mayoría de las acciones del Real Betis Balompié continúa perteneciendo a Manuel Ruiz de Lopera. La operación de compraventa, anunciada en julio, sigue sin concretarse delante de la única persona que puede legitimarla, un notario, y la impresión es radicalmente distinta según el lugar donde se pregunte: si es en la calle Tetuán, donde la recién nacida Betis Sport acredita su domicilio social, los aspirantes a compradores están convencidos de que la negociación no ha sufrido ningún retroceso; si es en la calle Jabugo, donde Lopera intenta recuperarse de la intervención quirúrgica de la semana pasada, cunde el escepticismo.

Sólo el máximo accionista sabe lo que pasa por su cabeza, pero hay ciertos indicios que aumentan la sospecha de que el Betis seguirá tal cual a partir del día 4. El primero y más evidente es que Lopera no se reúne con los responsables de Betis Sport para cerrar la operación del todo. De puertas para fuera se argumenta que el consejero delegado no está para muchos trotes, más bien para ninguno, debido al dolor inherente a la rehabilitación de su problema de cervicales, que le impide estar en pie más tiempo del aconsejable.

Los contactos entre los asesores de Lopera y los miembros de Betis Sport, de todas formas, no se han detenido, pero falta el más importante, el de Lopera con Francisco Sánchez Quintana y compañía, cuyos móviles estuvieron ayer apagados, por cierto.

La segunda pista de que la rutina del Betis no varía en absoluto es que Lopera, en sus presuntos últimos días al frente del club verdiblanco, ha negociado y cerrado el famoso contrato televisivo. El ganador de la puja ha sido Sogecable, que pagará a la entidad de Heliópolis 135 millones de euros por un acuerdo cuya vigencia se extiende al próximo lustro, de manera que el Betis ingresará 27 millones por año. El club de las trece barras se convierte en el único aliado de Sogecable, ya que Telemadrid tiene los derechos del Atlético de Madrid y el Getafe y Mediapro, los de los otros diecisiete conjuntos de Primera. En lo que atañe al futuro del Betis, se antoja al menos extraño que Lopera se haya asegurado una fuente de financiación tan fundamental y sustanciosa -el Betis estará entre los cinco mejor pagados por la tele- y se la regale ahora al posible comprador.

Frente a estos hechos que pueden ser sintomáticos, o no, los medios del club se mantienen en su teoría de que el diálogo está "encarrilado" y que la venta se rematará antes del 4 de octubre, aunque Sánchez Quintana ya admitió que la operación se puede demorar de mutuo acuerdo. Lopera, además, tiene abierto el frente judicial, que también puede empujarlo a salir del club. Y ojo, porque la radio del Betis anunció ayer que, en caso de fracaso final, hay "otras muchas candidaturas" detrás de las acciones de Farusa, y no sólo la archisabida de Luis Castel. Continuará...

  • 1