Local

«Señorita, ¿cuál conviene más?»

Alboroto en los comercios en los últimos días para comprar el descodificador de la TDT.

el 08 mar 2010 / 21:35 h.

¿Éste es el más básico?, ¿cuál conviene más?", pregunta uno de los muchos rezagados que acude estos días a los centros comerciales para comprar el decodificador TDT. "Pues depende de la función, pero éste es económico y completito", le orienta una de las vendedoras.

"Señorita, ¿éste está bien, es un TDT normal?", pregunta otro. "Trae los servicios básicos y permite reproducir lo que se le inserte en formato USB -con archivos grabados previamente-". Y "también tiene TDT grabador, que además de reproducir como el resto de decodificadores permite grabar", relata la dependienta. Pero, ¿y el mando?", añade el comprador. "Trae mando pero no euroconector. Tendrá que llevarse uno aparte", le explican.

Entonces, "¿el apagón en Sevilla es dentro de dos días?", insiste otro cliente con cierto nerviosismo. Pese a que siempre hay quien lo deja todo para el final, lo cierto es que los clientes no ven ya la cosa tan oscura ante el inminente apagón analógico, que coincidirá en Sevilla, Madrid y Barcelona el 30 de marzo.

Muchos consideran que la sociedad ha recibido "sufiente información" al respecto y comparten que "ha habido tiempo" para dar el salto a lo digital. Eso sí, hay una brecha de desinformación y falta de previsión en la población más veterana. De hecho, para ellos van destinados buena parte de los aparatos que se venden estos días en las superficies comerciales. Sin embargo, no los compran ellos mismos sino sus hijos y nietos, precisamente por el desconocimiento. Es el caso de Germán Escobar, quien adquiría en Media Markt de San Juan de Aznalfarache un codificador para un familiar mayor, pese a que él mismo ha sido "precavido" y "está preparado para el apagón desde hace un año".

Tampoco le da miedo la nueva etapa televisiva a Jorge Sáez, que tiene nada menos que cinco aparatos en casa, cada uno con DVD y USB. Mientras, en el extremo opuesto, Mercedes Padilla ha querido comprar por sí misma -aunque acompañada por su hija Yolanda- "ese aparato que ahora hace falta para ver la televisión". "No tengo ni idea de manejarlo. He oído que hay que arreglar las antenas pero mi hija dice que basta con el dispositivo. A ver qué pasa, espero no quedarme sin tele porque es lo único que tengo".

Otro cliente que se pasó ayer por Media Markt aprovechando además su día sin IVA fue Tomás Montero, un chiclanero que se vio afectado por las recientes inundaciones y ha "aprovechado para comprar un televisor con TDT". El joven cree que "la gente ha tenido tiempo suficiente para prepararse", aunque reconoce que él mismo ha tenido que montarle el artilugio a su madre y su abuela.

  • 1