Local

Señuelos electorales

Más claro no ha podido ser. Juan Ignacio Zoido aseguraba días tras, durante su visita al mercado de Triana, que el PP congelará los precios y bajará las hipotecas. De esta forma, trataba de tranquilizar a una ciudadana que le abordó...

el 15 sep 2009 / 00:51 h.

Más claro no ha podido ser. Juan Ignacio Zoido aseguraba días tras, durante su visita al mercado de Triana, que el PP congelará los precios y bajará las hipotecas. De esta forma, trataba de tranquilizar a una ciudadana que le abordó y que, según contó, estaba apurada por la actual situación económica que atravesamos. Se desconoce si con tal promesa, la atribulada vecina se calmó pero lo cierto es que el compromiso ahí quedó, en medio del bullicio propio de una plaza de abastos. Al candidato popular no le temblaba el pulso cuando se atrevió a tanto. Lo único que faltaba era que anunciara una importante subida de los salarios.

Tampoco explicó cómo conseguiría hacer realidad esas propuestas tan contundentes y atractivas. Pensaría que no era el lugar más adecuado para entrar en detalles. En todo caso, no podemos pasar por alto tan osado propósito. A la espera, por tanto, de que nos digan de qué manera se puede lograr la cuadratura del círculo, no se entiende ahora cómo el PP ha malgastado el tiempo haciendo el fichaje, estrellado más que estrella, de Manuel Pizarro. Con su incorporación, los populares pretendían ganar credibilidad y solidez frente a Solbes. Sin embargo, no han caído en la cuenta de que en casa ya tenían una solución más a mano. Aquí hay un diamante en bruto, un gurú de las ciencias económicas como Zoido que, una vez que se conozca bien la fórmula que plantea, se lo van a rifar las principales escuelas de negocios de toda Europa.

Inmersos de lleno como estamos en una economía de libre mercado, en donde los gobiernos respectivos tienen cada vez menos margen para articular políticas propias, alejadas del intervencionismo, sorprende, cuanto menos, que desde determinados ámbitos de la derecha andaluza no se siga precisamente esta receta y lancen, en cambio, gratuitos señuelos electorales carentes de rigor y sobrados de demagogia.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1