Cultura

Serafín Campos invoca al pasado más remoto

el 29 oct 2010 / 17:49 h.

El artista Serafín Campos expone en el Colegio de Médicos.

La sala de exposiciones del Colegio de Médicos con su arquitectura en madera y su indefinido espacio expositivo resulta tan ambigua como lo es buena parte del trabajo pictórico que viene desarrollando el artista cacereño radicado en Sevilla Serafín Campos. Arqueografías es su primera monográfica y en ella "lo primitivo, lo arcaico" se erige en protagonista de una colección cargada de resonancias.

La suya es una abstracción colmada de simbología. Es así como el elemento piedra, más presente o ausente en según qué obra, "se conforma como icono tótem perdido en nuestro ámbito cultural" que Campos utiliza para "trasladarnos a un estado primigenio".Los dibujos están ejecutados mediante tinta china, una técnica nada casual: "Con esta materia quiero expresar estados de conciencia profundos que intentan conectar con nuestra mente más antigua".

Esa constante invocación al pasado remoto cristaliza y estalla en unas obras en las que también se aprecian préstamos "del surrealismo, el expresionismo y la escuela de arte china yi".Con una fuerte conexión con el arte oriental, el quehacer del artista viene marcado por la preferencia de materiales sencillos como el papel y la pinta para dar vida a elementos primarios como la piedra, pero también "unidades biológicas simples como baterias y otros microorganismos". Es ahí donde se advertira en forma de retazo la formación médica de Campos, iniciado en la creación en los talleres impartidos por Juan Lacomba en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y que ahora despega con un discurso y un impacto propio.

  • 1