Deportes

Sergio García reaparecerá justo a tiempo para sustituir a Emana

Sergio García se sometió a una resonancia y el resultado fue menos grave de lo esperado por los béticos. Estará cinco semanas de baja y "con bastante fortuna" incluso podría jugar las cuatro últimas jornadas.

el 19 abr 2010 / 18:08 h.

Sergio García estará más de un mes de baja.
Víctor Fernández y el Betis en general estaban temblando desde el domingo a las doce y cuarto, cuando Sergio García notó un pequeño crujido en su rodilla derecha y se marchó de cabeza al banquillo, porque a esa hora, incluso en las horas posteriores, cundió en el cuerpo técnico la sensación, el pánico más bien, de que el delantero catalán, pichichi del equipo, titular indiscutible y pieza fundamental del engranaje por mal que esté, se perdería lo que queda de temporada. Por suerte para el conjunto verdiblanco, las impresiones subjetivas no mandan. El jugador se sometió ayer a una resonancia magnética y el resultado de la prueba, aun siendo preocupante, no es tan dramático como el diagnóstico que ofreció el propio entrenador en la sala de prensa de Balaídos. Sergio sufre un esguince de grado 1-2 en el ligamento lateral interno de la rodilla y estará cinco semanas de baja, así que el objetivo de los médicos es que le dé tiempo de participar en las cuatro últimas jornadas. Nada que ver con el apocalíptico dictamen de Víctor, que en caliente habló de ocho semanas y llegó a decir que habría preferido perder contra el Celta.

La inquietud en el Betis por la lesión de Sergio, enorme por sí misma, se agigantó en la tarde del domingo al sumar esa baja a la de otra de las patas del banco en que se asienta el ataque del equipo, Achille Emana, que a finales de mayo se marchará con Camerún para preparar el Mundial. Las previsiones de los doctores, sin embargo, cuadran el puzle de manera casi increíble. Según las cuentas, Sergio se perderá con toda seguridad los encuentros ante el Elche (24 de abril), Las Palmas (1 ó 2 de mayo), el Murcia (8 ó 9 de mayo) y el Nástic (15 ó 16 de mayo). La intención es que a partir de la visita al Estadio de Gran Canaria, en la quinta semana de convalecencia, ya esté entrenándose con el grupo. Sería difícil que estuviese apto para enfrentarse a la Real Sociedad (23 de mayo), pero no tanto que pudiese reaparecer a la semana siguiente en el campo del Huesca (30 de mayo o 1 de junio). Y si se cumplen los planes del club, Emana sí podrá jugar contra el actual líder antes de irse con Camerún pero no se medirá al equipo de Toni Doblas. En teoría, sólo en teoría, sería irse Emana y regresar Sergio García.

Todo este entramado de fechas, previsiones, plazos y jornadas obedece al optimismo con que el jefe de los servicios médicos del Betis, Tomás Calero, divulgó el fruto del trabajo que estuvo realizando a lo largo de toda la mañana con la articulación de Sergio García. "Es un esguince, gracias a Dios no tiene comprometidas otras estructuras. Ahora estará quince o veinte días en reposo y luego comenzará la readaptación. Nuestra ilusión es que en la quinta semana esté entrenando con el equipo", detalló el galeno verdiblanco, quien llegó a asegurar que el delantero sí podrá disputar "las tres últimas jornadas seguro". "Y las cuatro últimas, con bastante fortuna", aclaró. El inconveniente es que todos estos presupuestos son muy justos y la temporada ya no da margen: al menor retraso u obstáculo, la rehabilitación se alargará y sería muy difícil que Sergio volviese a jugar.

RODILLA CON ANTECEDENTES. El resultado de la resonancia, de todas formas, despeja algo la borrasca que parecía amenazar la recta final del Betis. "El dolor era importante y cabía presumir una rotura parcial. Si hubiese sido así, Sergio habría dicho adiós a la temporada", confirmó Calero, que explicó cómo se había lesionado: "Hizo un mal gesto al intentar controlar el balón con la pierna izquierda, pero por suerte la rodilla sólo sufrió una elongación". El problema es que "el jugador ya tuvo otro esguince en esa misma rodilla", así que "no se trata de un ligamento sano", por lo que los especialistas prefieren ser "prudentes". De hecho, piensan hacerle controles "cada ocho o nueve días" porque así estarán más seguros del momento en que Sergio podrá regresar a los entrenamientos normales y porque así incluso podrían "robar algún día" a la rehabilitación. "No sabremos si podemos acortar los plazos hasta la próxima resonancia", añadió el médico. Esa prueba será a mediados de la próxima semana.

  • 1