Deportes

Sergio García y la duda razonable sobre su reaparición

Sergio García fue operado ayer en Barcelona y el Betis sigue manteniendo que el jugador estará para las tres últimas jornadas. Los plazos, de todas formas, son muy justos... y dudosos.

el 04 may 2010 / 18:58 h.

Sergio García fue operado ayer.
La rodilla derecha de Sergio García pasó ayer por las manos y el bisturí del doctor Ramón Cugat, que le remodeló el 25% del menisco interno, y a partir de ahora hay una gran pregunta sin respuesta cierta: ¿volverá a jugar el máximo goleador del Betis de aquí a que termine la temporada? La artroscopia para arreglar el menisco, una lesión derivada del esguince de grado 1-2 que sufrió el ligamento lateral interno, amplía en una semana los plazos que en su día adelantaron los médicos verdiblancos, pero dicen ellos, los galenos, que ese retraso no le impedirá jugar las tres últimas jornadas. "El objetivo es que esté en cuatro semanas si no hay más complicaciones", apuntó ayer el jefe de los servicios médicos del Betis, Tomás Calero.

El problema es que Sergio alcanzará esa meta sólo en el mejor de los casos y de manera muy ajustada. Desde la consulta del doctor Cugat, de hecho, hay más prudencia: allí calculan el periodo de rehabilitación en unas cinco semanas, lo cual hace imposible que el delantero esté para la antepenúltima jornada (la marcada para su reaparición, ante el Numancia en casa) y lo convierte en bastante dudoso para la penúltima (en Salamanca).

Las cuentas del Betis no disipan esas dudas. Sergio volverá a Sevilla posiblemente el próximo lunes y ya estará en la tercera semana de readaptación del ligamento, así que deberá hacer "trabajo de tonificación durante dos o tres semanas" antes de correr, según Calero. Eso deja al jugador en la primera semana de junio, la del Betis-Numancia, recién rehabilitado pero fuera de forma. "Tendría el alta, pero llevaría seis semanas fuera de los terrenos y empezaría la puesta a punto", explicó Calero.

Es más, el médico del Betis dio a entender que Sergio sólo será forzado si el Betis aún se juega algo. "Estamos en una situación de permanente estrés y todos debemos arrimar el hombro. El objetivo es cumplir todos los plazos para que esté en los tres últimos partidos. Que son los dos últimos, pues los dos últimos. Y si perdemos tres partidos ahora, tampoco vamos a arriesgar si no nos jugamos nada", admitió. En otras palabras: si Sergio juega, será arriesgando.

Calero también desveló por qué un esguince de ligamento había acabado en una operación de menisco. "Ya había tenido una lesión de menisco y al hacerle la resonancia vimos que había una ligera línea de fractura no desplazada. El plan era ponerle factores biológicos para que la cicatrización del ligamento fuese rápida y confiar en que el menisco no diese problemas. A los ocho días hizo movilizaciones y apareció un pequeño derrame que nos puso en alarma. Se le extrajo líquido, pero cinco días después, este lunes, aún había líquido y optamos por operar para regularizar el menisco", detalló. Ir antes al quirófano habría sido inviable: "Cuando hay un ligamento lesionado y la rodilla pasa por una artroscopia, lo pones en tensión y se puede romper. Aunque hubiésemos visto el menisco más afectado desde el principio, tendríamos que haber esperado para operar", advirtió.

  • 1