jueves, 21 febrero 2019
11:05
, última actualización
Deportes

Sergio García ya ha empezado su contrarreloj particular

Sergio García ya ha comenzado a trabajar con el balón, pero todavía debe demostrar algo más para que Víctor Fernández lo convoque el viernes.

el 02 jun 2010 / 21:13 h.

Sergio García, junto al preparador físico, David Gómez.
Víctor Fernández, y con él todo el Betis y todos los béticos, está desde ayer muy pendiente del día a día de Sergio García. En el caso del entrenador es lógico porque por algo lo definió la semana pasada como "el mejor jugador de toda la categoría". Y también porque su equipo lleva tres victorias consecutivas, es verdad, pero con un nivel ofensivo que no se parece en nada al de un equipo que está peleando por el ascenso. El conjunto verdiblanco, de hecho, apenas ha marcado tres goles en esta serie triunfal y si de algo puede presumir en su remontada es de su elevado rendimiento defensivo y la rentabilidad que eso le ha permitido obtener de cada tanto. Por eso es imprescindible Sergio y por eso es una buena noticia para Víctor que el delantero catalán reapareciese ayer sobre el césped de la ciudad deportiva, aunque sólo fuese para realizar unos ejercicios con la pelota bajo la supervisión del preparador físico, David Gómez, y el jefe de los servicios médicos, Tomás Calero.

Sergio García tiene ahora dos días por delante para ofrecer a su técnico la mínima garantía indispensable de que puede ser convocado para el crucial encuentro frente al Numancia. Hoy, en principio, volverá a probarse con una pelota entre los pies, pero el test realmente importante es el que debe hacer con el resto del grupo, en un partidillo de verdad. Ese examen, en teoría, será mañana viernes, en el último entrenamiento de la plantilla verdiblanca antes de concentrarse para recibir al conjunto soriano en la antepenúltima jornada de Segunda. También sería el primero del punta barcelonés con el resto del grupo en un mes y medio, desde que se lesionó en Balaídos, pero el propio Víctor ya reconoció anteayer que en esta coyuntura el efecto psicológico de que Sergio se siente en el banquillo quizás es más importante que su evidentísimo déficit físico después de seis semanas de inactividad total.

Y mientras Sergio García trata de acelerar para ganar su particular contrarreloj contra su rodilla derecha y su baja forma, otros jugadores van incorporándose poco a poco a la rutina diaria del equipo. Es el caso de Arzu, que después del susto que le dio Moisés en Huesca y de ser frenado por los médicos el martes ya pudo entrenarse ayer como uno más con el resto de sus compañeros.

  • 1