viernes, 22 febrero 2019
18:57
, última actualización
Deportes

Sergio Sánchez cumplirá un plan más estricto en 50 días

Sergio Sánchez, operado de una patología cardíaca el 20 de mayo, continúa cumpliendo plazos en su contrarreloj para incorporarse con normalidad a la rutina diaria del cuadro de Antonio Álvarez.  

el 14 jul 2010 / 18:18 h.

El catalán se ejercita en solitario con Juan Ribas, jefe de los servicios médicos de la entidad de Nervión, y un recuperador. Su evolución es favorable y los primeros estudios a los que ha sido sometido revelan que incrementa su nivel de funcionalidad cardiovascular con ejercicios suaves, tal y como detalló a El Correo el propio Ribas.

Las primeras series de recuperación a las que se sometió se sucedieron la semana posterior a la intervención quirúrgica que coordinó el prestigioso cardiólogo Robert Sievers. "Entonces, los médicos creímos oportuno que era necesario que hiciera ejercicios de rehabilitación posquirúrgica para normalizar la respiración y los movimientos de la caja torácica", explicó ayer Ribas a este medio.

Y hasta ahora no ha habido ningún contratiempo que aconseje la suspensión del plan de trabajo. "La cicatrización externa de la zona está ya perfecta y la interna, que es más lenta, va por buen camino", se congratuló el galeno blanquirrojo. Incluso, y debido a la satisfactoria evolución, el objetivo es "fortalecer el tono muscular para empezar los entrenamientos un poco más en serio en un plazo de 50 días".

"Le queda aún que cumplir un proceso más activo de regeneración de la zona afectada", indicó. Y es que, según sus cálculos, compartidos por el doctor Evangelista, "está ganando una calidad física que le permitirá ir subiendo de intensidad a un ritmo lento pero constante". "Ahora tiene un poco de cansancio por el escalón de trabajo, pero es lógico por todo el tiempo que ha estado parado", espetó.

Control por alarma

Un tema especialmente curioso es el control al que es sometido el catalán a diario en Costa Ballena. "Trabajamos con un pulsómetro con alarma y, además, le ponemos un aparato registrador de la variabilidad cardiovascular cada cierto tiempo", argumentó.

"Ahora mismo estamos caminando 3,5 kilómetros a la media hora y por el momento marca 130 pulsaciones, una medida que habrá que bajar", insistió.

En el capítulo endocrinológico, el defensa ha sido sometido a una dieta "más severa" que la de sus compañeros. Y sobre los plazos de regreso al fútbol en activo, Ribas apuntó que "eso se verá en octubre".

  • 1