domingo, 18 noviembre 2018
14:49
, última actualización
Deportes

Sergio Sánchez se muestra muy crítico con la afición del Pizjuán

El defensa del Málaga y exsevillista lanzó unas declaraciones en las que acusaba a la afición nervionense de ser "muy radical" en sus exigencias con los jugadores.

el 25 ene 2012 / 22:37 h.

El catalán Sergio Sánchez es uno de los exsevillistas que juegan en el Málaga junto a Duda, Baptista y Maresca, y ayer se metió en camisas de once varas en unas declaraciones muy críticas con el sevilismo que hizo en los micrófonos de Radio Marca.

El jugador formado en la cantera espanyolista opinó que la afición sevillista es demasiado exigente con el equipo, hasta el punto de influir negativamente en los futbolistas. “La presión que seguimos en Málaga no es similar a la del Sevilla. Allí, la gente mete mucha presión, lo que impide jugar al fútbol con soltura. Deberían tener en cuenta que los futbolistas son chavales y el entrenador es nuevo, y necesitan el cariño y el apoyo de la afición. En Sevilla, cuando las cosas van mal todo el mundo es muy malo y cuando van bien son unos fenómenos. No se puede ser tan radical. Es importante para el jugador saber que te vas a encontrar con el público a favor”, dijo.

En este sentido, el ahora malaguista no está para nada de acuerdo con la manera que el sevillismo tiene de expresar su descontento. “La exigencia es buena, pero lo que no veo bien es cómo la traslada el aficionado del Sevilla. A base de pitos, llamar mercenario… No hay que olvidar que los futbolistas son personas, que todo el mundo quiere ganar y hay veces que las cosas no salen. Han llegado jugadores nuevos, un técnico joven y a la mínima se le cuestiona. El Sevilla quiere volver a la senda de los títulos y esa exigencia puede ser un golpe hacia abajo”, dijo un Sergio Sánchez que tiene claro que “no hay que perder el norte ni olvidar de donde uno viene. Hay que tener paciencia con el Sevilla”.

Pese a todo, Sergio Sánchez no olvidó que buena parte de la responsabilidad en que se recuperara de su afección cardiaca es de la entidad nervionense. “He vivido muchas cosas en Sevilla y si no hubiera sido por la institución no estaría disfrutando hoy día del fútbol y eso no se olvida”, recordó el defensor malaguista.

Sin embargo, el catalán dejó patente su profesionalidad y asegura que si le toca jugar en el Pizjuán, se dejará de sentimentalismos y dará todo lo que pueda para que el Málaga se haga con la victoria.

“En el poco tiempo que llevo aquí me han hecho saber lo que son estos colores, y lucharé como el que más si me toca jugar para que los tres puntos se queden aquí y darle una alegría a la afición”, aseguró.

  • 1