Local

"Sería una irresponsabilidad dejar seguir la obra de la torre"

El portavoz de Túmbala, Ventura Galera, cree que la legalidad aún no está “clara” y que la Justicia podría parar el proyecto

el 29 ene 2012 / 18:44 h.

TAGS:

El arquitecto Ventura Galera en el puente de Triana con la torre, que ya tiene 68 metros, al fondo.

El portavoz de Túmbala y miembro de la asociación Arquitectura y Compromiso Social, el arquitecto Ventura Galera, asegura que lo primero que hay que valorar no es si la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar pueden perder el título de Patrimonio Mundial, sino los efectos reales que tiene la torre Pelli en la ciudad. A su juicio, los sevillanos tienen que definir qué modelo de ciudad quieren y si les apetece ver el rascacielos "desde cualquier punto de Sevilla".


-¿Qué le pareció el informe de Icomos y la reacción del Ayuntamiento?
-Primero surgió la alegría y después, la prudencia. Ni se para ya, ni no se para. Creemos que el informe llevaba tiempo en Sevilla y que la negociación entre el Ayuntamiento y Cajasol empezó antes, pero sacaron el informe más tarde o por la falta de acuerdo o porque así lo acordaron.


-¿Cree que Zoido ha cambiado de postura?
-El alcalde pudo haber sido más prudente. Si no estás seguro de poder pararla, no lo traslades así a la opinión pública. Cajasol, por su parte, se basa en la legalidad y busca el máximo beneficio como buena empresa. Se están echando un pulso y creo que al final habrá un acuerdo.


-¿Se precipitó el alcalde?
-Quizás ese puñetazo en la mesa de Zoido, ese yo la paro, fue parte de su estrategia. Creo que negocian desde hace tiempo y que si van de la mano a defender el proyecto ante la Unesco sería una estrategia equivocada y una irresponsabilidad que sigan las obras hasta junio, que se reúne el Comité de Patrimonio Mundial.


-¿Confían en que los tribunales puedan tumbar la torre?
-Tenemos dos contenciosos abiertos, el tema no se agota en la Unesco, pero por desgracia tardarán en resolverse. Y otros aspectos jurídicos pueden surgir en los próximos meses. Ni siquiera está resuelto el expediente de la agencia estatal de seguridad aérea.


-¿En qué basan la denuncia?
-La Fiscalía rechazó la vía penal, pero nos indicó el camino del contencioso-administrativo. Hay dos informes de la Junta, uno realizado a petición del fiscal, que señalan irregularidades en la tramitación. Por eso la consejera de Obras Públicas no opina del tema.


-¿Cuándo podrían resolverse?
-No lo sabemos. Los jueces no han entrado en materia sobre este tema y no hemos pedido la paralización porque nos podrían pedir un aval que no tenemos. Es una pena que los jueces no aclaren esto con más rapidez. La legalidad del proyecto no está clara aún.


-¿Tanto caso se le hace a Icomos en la Unesco? ¿Y los ejemplos de ciudades con torres junto a bienes protegidos?
-En general, a Icomos se le hace caso. Igual que un alcalde hace caso de sus técnicos. En cuanto a ciudades como Londres, hace muchas décadas que se cargaron la ciudad histórica. No es una ciudad patrimonial como Venecia, Florencia, Roma o Viena, donde Icomos criticó un proyecto agresivo y se paralizó. En Oviedo pasó lo mismo con unas torres. Todo depende de con quién nos queremos comparar. No estamos obligados a ser Patrimonio Mundial, lo grave son los efectos de la torre en la ciudad. Nada más. El daño, por ejemplo, en el monasterio de la Cartuja.


-¿Peligra el modelo de ciudad?
-Tenemos que decir qué modelo queremos. A mí no me apetece ver el bicho desde cualquier punto de Sevilla, sufrir el atasco de tráfico en la zona, el gasto energético... No hay justificación para ese proyecto, ni económica. La etapa de símbolos o proyectos faraónicos debe superarse. Hasta en Moscú se dejó de hacer una torre junto al Kremlin.


-¿Qué modelo quieren?
-Los rascacielos son de los 60, ahora priman proyectos como el de Abengoa en Palmas Altas. El PGOU no prevé la torre y el Plan Especial se la saca de la manga. Es estúpido, con perdón, decir que por tener la torre me darán la sede de la caja única, que ya no hay, porque la sede real está en Madrid. Es como hacer el estadio Olímpico para que me den las Olimpiadas.


-¿Debe pagar el Consistorio?
-No costaría 200 millones ni 60.000 euros al día si se para. El Ayuntamiento tiene que hacer sus cálculos. Esto es una partida de póker y cada uno se tira un farol. Es un regateo de mercadillo. Pero el negocio de la caja es una ruina y ganaría más con las compensaciones de Consistorio y Junta, porque la Junta también tiene responsabilidad.


-¿Qué pasará en junio?
-Si las presiones políticas o diplomáticas se imponen al criterio de los técnicos, Sevilla no se incluirá en la lista negra de Patrimonio Mundial en Peligro.


-¿Cree que pesará el hecho de que el concepto de paisaje histórico urbano no está definido?
-No es cierto que no esté asumido por la Unesco. No es la primera vez que se aplica, se maneja desde hace tiempo en Icomos. Lo que pasa es que la Junta ni siquiera incluyó en sus planes de protección la definición del entorno a proteger. Es una grave irresponsabilidad, por ejemplo, que desde 1995 esté detenido el expediente para delimitar el entorno del monasterio de la Cartuja. Los planes de protección de Sevilla están incompletos.

  • 1