Local

"Sería una locura inadmisible no hacer el dragado del río"

El presidente del Puerto no quiere ni oír hablar de una paralización del proyecto

el 20 dic 2010 / 12:22 h.

TAGS:

El Puerto insiste en que la nueva esclusa tiene que completarse con el dragado.
"Sería una locura inadmisible y de una inseguridad jurídica tremenda que, con una declaración de impacto medioambiental favorable desde 2004, el dragado no se hiciera por lo que opinan dos [en alusión a los grupos ecologistas que se oponen a esta actuación]". El presidente del Puerto no quiere ni oír hablar de la posibilidad de que el dragado del Guadalquivir no se haga y menos aún de que esa vía se abra en la Justicia. El dragado "se hará", apostilló Manuel Fernández, porque hay dinero para hacerlo (10 millones de euros en 2011 para medidas correctoras, tal y como adelantó este periódico) porque en 2004 el mismo ministerio (entonces en manos del PP) dio el visto bueno a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y porque la Comisión Europea el 6 de diciembre de 2004 (hace ahora ya seis años) concedió fondos al proyecto de la esclusa y el dragado, que siempre han ido juntos. Pero, ¿qué pasaría en caso de que los grupos contrarios a esta intervención decidieran paralizarla en los tribunales y lo consiguieran?, se le inquirió. El presidente lo tiene claro: "Espero que no se paralice y que, si se hace, la Justicia tenga sensibilidad para imponer una fianza por el perjuicio que se nos ocasione".

 

El Puerto sigue defendiendo que el dragado del río es necesario para la propia supervivencia del Guadalquivir. "Si no lo hacemos, dentro de 200 años el Guadalquivir será una carretera más a Sanlúcar", ejemplificó Fernández, antes de presidir el consejo de administración en el que se aprobó, entre otras cosas, conceder, de nuevo, licencia de obra y explotación del acuario del Muelle de las Delicias.

Aunque el Puerto siempre ha incidido en el hecho de que la esclusa y el dragado son dos partes del mismo proyecto -no se justifican el uno sin el otro-, ayer Manuel Fernández defendió que la nueva esclusa "había que hacerla sí o sí", ya que la antigüedad de la primera obligó a desembolsar en los últimos años 1,5 millones de euros para reparar averías. El Puerto asegura que ha hecho todo lo que técnica y científicamente estaba en su mano y que, por tanto, acometerá el dragado del río el año que viene.

Será una intervención "rápida" -no se necesitarán más de cinco meses- sólo en puntos muy concretos". Concretamente en aquellos en los que la profundidad sea de seis metros (la Autoridad Portuaria necesita un calado de ocho metros para que puedan pasar barcos de mayor envergadura). "En la desembocadura no hace falta actuar, por lo que no hay afección a Doñana", aseguró Manuel Fernández (una opinión manifiestamente contraria a la de los grupos ecologistas). Fernández aclaró que todos los años se hace, al menos, un dragado de mantenimiento que cuesta alrededor de dos millones de euros. Fuentes del Puerto aclararon posteriormente que la Autoridad Portuaria ha hecho obras experimentales en las márgenes del río a la altura de Brenes y de la Puebla del Río con el fin de ver cómo se comportan las aguas.

El dragado ha vuelto a ocupar las primeras páginas de los periódicos tras conocerse el resultado del informe científico que el Puerto esperaba desde 2008. En su diagnóstico del estuario, los expertos de cuatro universidades andaluzas (Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada) y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) no ponen especiales reparos al dragado, pero sí que advierten de que tendría una nefasta repercusión en la dinámica, morfología y biodiversidad del estuario ya que éste sufre el agotamiento de sus recursos debido a la cantidad de usos que acoge y por una "descoordinación de la gestión".

El Puerto entiende pues que no hay impedimentos para hacer el dragado y espera sacar a concurso esta actuación en los próximos meses.

  • 1