martes, 22 enero 2019
20:49
, última actualización
Toros

Serna y Aguado disparan la expectación de la gran final del ciclo de noveles

Los paladines de la cantera sevillana alternarán con el novillero extremeño Juan Carlos Carballo para despachar un encierro de El Parralejo en un evento cargado de competencia.

el 31 jul 2014 / 14:55 h.

TAGS:

TOROSLa cita es esta misma noche en la plaza de la Real Maestranza:Juan Carlos Carballo, Pablo Aguado y Rafa Serna despacharán un encierro de El Parralejo y se disputarán el flamante vestido de torear que regala la Real Maestranza al ganador del ciclo: un serial que ha mantenido el excelente tono de la temporada sevillana después de aquella Feria mellada que sólo repartió sinsabores. La final de esta singular liguilla de nuevos valores de la Tauromaquia llega precedida, además, de una expectación que -salvando el caso Lama de Góngora- casi no se recordaba en un festejo de estas características. La culpa la tiene la pujanza de la cantera taurina sevillana y los excelentes resultados obtenidos en los festejos clasificatorios, que además de mantener el ambiente familiar y juvenil que abarrota los tendidos ha conseguido arrojar el balance de trofeos y el nivel artístico más alto de los últimos años. El primero en golpear -cortó dos orejas el 10 de julio- fue el extremeño Juan Carlos Carballo, un menudo y valiente tejón que acudió a Sevilla en representación de la Escuela de la Diputación de Badajoz, que no suele fallar en Sevilla. En ese mismo festejo clasificatorio había cortado una oreja el sevillano Carlos Corradini, otro de los representantes de la nueva hornada de sevillanos que dejó buen sabor de boca sin lograr clasificarse. Pero la máxima atención estaba puesta en la presentación de Pablo Aguado, auténtico vértice de esta renovación taurina, que no defraudó las expectativas levantadas. Pablo cortó dos orejas pero, sobre todo, abrió una ancha ventana al futuro y enseñó sus enormes posibilidades en los escalafones superiores. Aguado ya había mostrado una valiosa ecuación de capacidad y valor en dos festejos fundamentales celebrados en Espartinas y Utrera. Ahora tocaba descubrir su calidad, revelada en un capote cargado de registros y en una muleta empacada y llena de clase.  Esta hornada de futuros toreros es la quinta de Aguado. La empresa -con buen criterio- había decidido abrir a los tres sevillanos en los tres festejos clasificatorios. Las sensaciones previas al comienzo del ciclo dibujaban a los tres representantes de la cantera hispalense en la final de esta noche pero Carballo acabó ganando la pelea a Corradini. En cualquier caso, la novillada de esta noche sí tiene el aliciente de enfrentar a Aguado con Rafa Serna, ell único aspirante que ha logrado abrir la Puerta del Príncipe gracias a la contundencia de su espada, los prodigios de su mano izquierda, y el terreno abonado que encontró para disparar el entusiasmo del público y el palco. En este punto hay que precisar un dato fundamental: Serna y Aguado unen a su incuestionable valía como toreros su pertenencia a dos familias muy conocidas y arraigadas en la ciudad  de Sevilla que han sabido moverse con pulso antiguo para remover el cotarro y preparar el terreno. La connotación no puede ser más positiva y traduce a los tiempos de hoy el apoyo de aquellos barrios y esos pueblos que acompañaban y alentaban no hace tanto a sus toreros en ciernes. Muchos resortes de la ciudad han sabido ser sacudidos en torno a las grandes posibilidades de esta generación de nuevos valores:clubes, hermandades o círculos de amistades que contribuirán a disparar una expectación que además de ser una buena noticia para el futuro del toreo sevillano debe ser convenientemente manejada y administrada por los empresarios del coso del Baratillo a corto y medio plazo. El festejo comienza a las 22.00 y a su finalización se conocerá el ganador. Como en la novillada anterior, la Fundación Cajasol y la propia empresa Pagés han puesto al disposición de los aficionados un cupo de entradas gratuitas que pueden recoger en la sede de la entidad cultural de la plaza de San Francisco hasta agotar las existencias.

  • 1