Local

Serrano reitera que cambió la custodia de un niño por "su bien"

Permitió que estuviera un día más con su padre para salir en una cofradía.

el 20 dic 2010 / 09:52 h.

TAGS:

El titular del Juzgado de Familia número 7, Francisco Serrano, insistió ayer ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que actuó teniendo en cuenta “el bien del menor”, cuando alargó un día y medio más el régimen de visitas de un padre con el fin de que el niño pudiera procesionar en una cofradía de la Madrugá. Una decisión que provocó que la madre del menor, de 11 años, se querellara contra el magistrado, ya que el divorcio de la pareja lo estaba tramitando otro juzgado.

Serrano acudió ayer a declarar a Granada, sede del TSJA, imputado por un delito de prevaricación judicial. El Alto Tribunal andaluz también citó a la secretaria del juzgado de Familia; al padre y al abuelo del menor, que fue quien solicitó la ampliación; un funcionario del Decanato, para que aclarase cómo se realizó el reparto de la solicitud de ampliación de custodia, ya que el caso ya estaba en manos del otro juzgado; y al abogado Joaquín Moeckel, que representa al padre del niño y que, precisamente, también representó a Serrano en la denuncia presentada contra la presidenta del Observatorio de Violencia de Género, Inmaculada Montalbán, por las criticas vertidas hacia el juez.

El magistrado, que estuvo declarando durante dos horas, aseguró que “su único interés en ese asunto, como en otros muchos, era el de garantizar el interés de un menor por encima de los conflictos entre sus progenitores”. Serrano recordó que fue el propio menor quien, a través de su abuelo, solicitó poder estar un día con su padre y así poder salir como paje en una cofradía de la Madrugá. Por ello, negó que cometiera algún delito y que tuviera cualquier tipo de interés personal, si no que, actuó con eficacia e inmediatez como requería el caso dada su urgencia”.

El titular del Juzgado de Familia número 7 dijo que espera que el caso “se aclare y se mostró confiado en los tribunales de Justicia, pues no en balde lleva administrándola más de 20 años”.

La imputación del juez se produjo después de que la madre del menor se querellara contra él por los delitos de prevaricación, cohecho, violación de secretos y lesiones. La Fiscalía emitió entonces un informe para que se admitiera a trámite la querella, aunque sólo por prevaricación dolosa. La Sala de lo Penal del TSJA emitió el 19 de octubre un auto, al que tuvo acceso Europa Press, en el que aseveró que “resulta verosímil que el querellado asumió voluntariamente el conocimiento del procedimiento, para el que pudiera carecer de competencia funcional o sin respetar las reglas de reparto de los asuntos entre los juzgados”.

De esta forma, el TSJA consideró que Serrano habría “adoptado una resolución cuyo presupuesto fáctico –la reticencia de la madre del menor a autorizar a su hijo a participar en la procesión– no habría sido procesalmente comprobado, sino sólo referido por los comparecientes, sin ni siquiera intentar oír a la madre”, todo ello “yendo aparentemente más allá de lo estrictamente necesario para asegurar el interés del menor”.

  • 1