Local

Sesenta jóvenes se beneficiarán de becas de aprendizaje profesional

La Concejalía de Vivienda va a poner en marcha la quinta edición del programa Aprendizaje Profesional, cuyo objetivo consiste en la captación profesional de jóvenes de entre 16 y 19 años con dificultades para la inserción laboral por el abandono prematuro de la escuela y, por tanto, de bajo nivel formativo. (Foto: P. C.).

el 15 sep 2009 / 04:48 h.

TAGS:

La Concejalía de Vivienda va a poner en marcha la quinta edición del programa Aprendizaje Profesional, cuyo objetivo consiste en la captación profesional de jóvenes de entre 16 y 19 años con dificultades para la inserción laboral por el abandono prematuro de la escuela y, por tanto, de bajo nivel formativo.

"Elegís el camino más difícil", así se expresa Eva Muñoz, técnica del ayuntamiento que tiene que tratar con los alumnos que se adhieren a esta beca. Durante el curso, que es de seis meses, prorrogables a cuatro más si se contrata al alumno, las empresas y el ayuntamiento controlan las horas que trabajen, les obligan a aprobar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y tomarán su primer contacto con el mercado laboral. A cambio, recibirán 300 euros mensuales, cuyo coste se cofinancia entre las empresas y el propio Ayuntamiento, lo que supone un total de 192.116,82 euros en concepto de aportación municipal, según los datos de la última junta de gobierno.

Se desarrolla pues a través de un proceso de formación totalmente práctico en empresas nazarenas, revalorizando al mismo tiempo la figura del aprendiz. Los resultados obtenidos en pasadas ediciones arrojan expectativas muy halagüeñas en cuanto al nivel de aceptación por parte de los empresarios y, de otro lado, por la implicación de los jóvenes participantes, que arrojan en las tres primeras ediciones el 61 % de inserción laboral.

Para 2008 se ha propuesto la convocatoria de un total de 60 becas con una duración de 600 horas, prorrogables hasta alcanzar 1.000 horas, casi en su totalidad dedicadas a realizar prácticas en empresas con las que se conciertan convenios de colaboración desde el Ayuntamiento.

Tras la beca, los técnicos resaltan muchas historias que no han olvidado en estos cincos años. Como el caso de una chica, que quiso ser soldadora, y hoy trabaja en la fundación Prodeti, una empresa que fabrica máquinas desaladoras de agua. Esto es muy poco usual, ya que según la técnica responsable, Eva Muñoz, las chicas siguen prefiriendo ser dependientas o peluqueras y los chicos se decantan más por los trabajos de chapa y pintura, y de mecánica.

Aunque no siempre es así. Hace tres años Juan Begines, un empresario que confecciona trajes de novia, pidió un chico para realizar el patronaje de los trajes de boda. Y así se lo comunicaron a los chicos de ese curso, pero nadie contestó. Más tarde, cuando todos se habían ido de la clase apareció un alumno que sí estaba interesado en el patronaje, pero no se atrevió a decirlo delante de sus compañeros.

"Son chicos y chicas que tienen mucha prisa por trabajar, y el eje de ese interés es el dinero", comenta Muñoz, que considera positiva la beca ya que una vez han metido la cabeza en el mundo laboral "toman conciencia de sus carencias formativas y saben qué hacer para seguir creciendo profesionalmente", señala. El dejar los estudios provoca que a los padres les parezca bien que trabajen en algo que les motive, mejor que estar en la calle.

Aunque también deben firmar su ingreso en la escuela de adultos para poder tener, al menos la Educación Secundaria Obligatoria. De hecho, los responsables de la escuela de adultos tuvieron que llegar a un acuerdo con la delegación provincial de Educación para poder permitir que estos chicos pudieran examinarse.

  • 1