Local

Sevilla abre una vía para tratar la médula espinal dañada a través de células madre

Un grupo de investigación del Cabimer, ubicado en la Cartuja, halla los mecanismos para evitar que el organismo reaccione formando una barrera que impide la regeneración de estas lesiones

el 23 feb 2014 / 23:00 h.

TAGS:

Es un camino aún lento y con años de trabajos por delante hasta llevarlo a la práctica clínica, pero Sevilla se ha posicionado al frente de los avances en investigación para tratar las lesiones de médula espinal. El Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), ubicado en la Isla de la Cartuja, ha descubierto los mecanismos que permiten la regeneración de la medula espinal tras el trasplante de unos progenitores neurales derivados de las células madre. 15526514Este grupo de investigación ha dado continuidad a los trabajos que se iniciaron en el Centro de Investigación Príncipe Felipe Valencia. En ellos, que fueron publicados en 2010 en la revista científica Stam Cell, ya se demostró el efecto regenerador de la técnica en modelo de roedores con una lesión medular completa. Los resultados de estas primeras investigaciones eran reveladores. Sólo hicieron falta cuatro meses de vigilancia, haciendo que los roedores practicaran ejercicio (como intentar dar vueltas en una rueda) o recibieran masajes, para ver que estos, con el trasplante efectuado, eran capaces no sólo de sostener su propio peso, sino de recuperar cierta movilidad. Uno de los investigadores del centro sevillano, Slaven Erceg, precisa que incluso se les evaluó con una escala de medición de 0 a 22. Todas estas ratas alcanzaban entre 10 y 12 puntos, lo que significaba «que podían soportar su propio peso con las patas traseras». Sin embargo, todavía no se sabía la razón exacta por la que los roedores. Eso ha sido posible de explicar en las instalaciones del Cabimer, un centro público de la Junta de Andalucía, el CSIC, la Universidad de Sevilla y la Universidad Pablo de Olavide. Así, los investigadores ya saben exactamente qué es lo que ha motivado esta variación que, además, cambia una concepción extendida en el medicina desde los tiempos de Ramón y Cajal. Hasta ahora, había unas células del sistema nervioso llamado astrocitos que, cuando se producía una lesión medular, reaccionaba de manera que activaba los mecanismos de defensa. De ahí se formaba una especie de barrera que impedía cualquier posibilidad de recuperarse de esta lesión. Esta barrera toma el nombre científico de cicatriz glial. Por ello, estas células o, mejor dicho, su reacción, generaban una función perjudicial para el propio organismo. En cambio, este grupo de investigación ha detectado que cuando interactúan con las células trasplantadas modifican esta función perjudicial, de manera que se crea un nicho que resulta beneficio para estos roedores, ya que reduce la formación de estas barreras y, de paso, activan las proteínas necesarias para regenerar la médula espinal que ha sido dañada. Estos últimos resultados, además de haber tenido eco en una revista de impacto internacional como Stem Cell con su reciente publicación, también permite, según ha manifestado el propio Slaven Erceg «desarrollar nuevas estrategias que combinan la terapia celular y activadores de astrogliosis en el tratamiento de lesiones medulares». Igualmente, este equipo de investigación del Cabimer ya ha avanzado que, tras este estudio preclínico y los buenos resultados obtenidos en animales, se disponen a abrir una línea para su futura aplicación en pacientes son lesiones medulares. De todos modos, se mantienen cautos en el camino a desarrollar ya que, «aún está lejos» de que se pueda llevar a la práctica clínica. «No es nuestra intención ilusionar a todos los pacientes que están esperando avances de este tipo», manifestó Slaven, que comparte mérito con un buen número de profesionales entre los que se encuentra el director del centro, Shomi S. Bhattacharya. En un discurso en todo momento con los pies en la tierra, precisó que su aplicación en humanos requiere todavía de «varios años» y dependerá ya no sólo del ingenio, sino de la financiación que puedan recabar.

  • 1