domingo, 16 diciembre 2018
20:40
, última actualización
Economía

Sevilla acoge la cumbre de ‘médicos’ del campo

Expertos en sanidad vegetal celebran desde hoy su cita bienal.

el 28 ene 2015 / 09:00 h.

TAGS:

El control de las plagas y las enfermedades es clave para no arruinar las cosechas. / El Correo El control de las plagas y las enfermedades es clave para no arruinar las cosechas. / El Correo Bajo el nombre de Symposium de Sanidad Vegetal, Sevilla acoge desde hoy y hasta el viernes un encuentro técnico de expertos en agronomía y directivos de las mayores marcas de fitosanitarios del mundo para tratar sobre la «aplicación sostenible» de plaguicidas y pesticidas en el campo, productos necesarios para sacar adelante las cosechas y cada vez más condicionados por legislaciones medioambientales por su impacto en suelos y aguas. Ejemplo de  máxima compatibilidad entre fitosanitarios y medio ambiente es la llamada producción agrícola integrada, donde tan sólo cabe aplicarlos cuando realmente lo determinen los técnicos, y no según el parecer y los usos tradicionales de los agricultores. Este método es creciente en el agro andaluz, asentado y generalizado incluso en cultivos sobre los que otrora se ejecutaban continuos tratamientos, como el arroz –casi la totalidad de los arrozales de las marismas sevillanas están bajo esta cobertura agronómica, con el consiguiente beneficio económico para los productores y ambiental para el parque nacional de Doñana–, el algodón, la remolacha o el olivar. Este symposium suma ya tres décadas y su celebración, a veces bienal, otras cada tres años, ha tenido siempre a Sevilla como enclave estratégico. En esta ocasión, tres serán las cuestiones principales a tratar. Una, cómo evoluciona la aplicación de la Directiva de Uso Sostenible, así como las nuevas regulaciones para promover el registro y el uso de fitosanitarios en Europa. Dos, el nuevo marco legal de los Medios de Defensa Fitosanitaria (MDF) en España. Y tres, la futura norma comunitaria sobre bioestimulantes. Estos últimos concentran buena parte de la labor de I+D+I en el ámbito de los fertilizantes. En suma, son sustancias que promueven el crecimiento y el desarrollo de las plantas, además de mejorar su metabolismo para combatir mejor las plagas e incluso la sequía. En cuanto a los MDF, éstos son organismos de control biológico como trampas y otros medios o dispositivos de monitoreo que no estén directamente vinculados con el control de plagas para saber cuándo y cómo actuar. Se presentarán, asimismo, varias de las Guías de Gestión Integrada de Plagas (GIP) y se abordarán las aplicaciones informáticas (TIC) en la agricultura, los avances en la teledetección y los usos de drones para la monitorización de cultivos y el control inteligente de equipos para el manejo de las malas hierbas. «La sanidad vegetal es una de las claves para garantizar la sostenibilidad de nuestros cultivos y la alta calidad de nuestras producciones», comenta Jerónimo Pérez, secretario general de Agricultura y Alimentación. Pérez recuerda que hace sólo dos años que entró en vigor el Real Decreto de uso sostenible de productos fitosanitarios, «una normativa que ha supuesto un reto para el sector y las administraciones públicas y que se asienta en dos pilares fundamentales; la Gestión Integrada de Plagas y la formación de usuarios, personal técnico y distribuidores de productos fitosanitarios». Destaca también el avance en la difusión de la información a través de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF), «un ejemplo de transferencia de información para los agricultores y un instrumento de vanguardia para prevenir posibles incidencias y colaborar en las decisiones». «En Andalucía ya teníamos mucho camino recorrido en el uso sostenible de fitosanitarios a través de actuaciones como la obligatoriedad, desde hace 10 años, del carné de aplicador de fitosanitarios y la fuerte apuesta por los sistemas de producción sostenibles desde hace más de 15 años, que han sido incentivados considerando que es la mejor forma de producir para garantizar un futuro de éxito para nuestra agricultura», añade Pérez. La tercera parte de la producción cultivada en el mundo se pierde debido a los ataques de las plagas y enfermedades. «El nuevo objetivo europeo de la Gestión Integrada de Plagas es la eficiencia de las producciones agrícolas a través de profesionales cualificados al servicio de la agricultura, además de adoptar nuevas medidas de protección en las exportaciones de los productos alimenticios y material vegetal», sostiene el presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas, Antonio Vergel. Subraya, asimismo, la importancia de la producción integrada –o semiecológica– en Andalucía, «un referente nacional de las cosas bien hechas». «Se trata de un buen momento para reflexionar acerca de la Gestión Integrada de Plagas, que desde hace un año (el 1 de enero de 2014) es una realidad. Entre todos tenemos que conseguir una agricultura respetuosa con el medio ambiente y la salud del consumidor, moderna, tecnificada y que siga los principios de la Gestión Integrada de Plagas y, precisamente, esto es lo que pretende el symposium», resume su presidenta y gerente de la Asociación Empresarial Andaluza de Protección Vegetal (Aprove). 213 millones para las curas Como novedad el symposium de 2015 ha habilitado el Salón del Asesor, donde empresas especializadas en desarrollos tecnológicos realizarán demostraciones prácticas y personalizadas sobre cuadernos de explotación y documentos de asesoramiento, precisan desde la organización. El foro tiene una doble vertiente de encuentro profesional y parte expositiva. Las principales multinacionales de fitosanitarios presentarán en ponencias comerciales paralelas a las conferencias sus productos y novedades. Los productos fitosanitarios absorbieron 212,82 millones de euros en los gastos de la agricultura andaluza en 2012 –no hay datos más actualizados– sobre un total de 3.437,22 millones. Los fertilizantes: 343,06 millones.

  • 1