Economía

Sevilla acogerá un congreso sobre la crisis alimentaria internacional

La crisis alimentaria, marcada por la subida de precios y una creciente demanda, será analizada en Sevilla dentro de un congreso internacional que se celebrará en noviembre. Foto: Juanma Rodríguez.

el 15 sep 2009 / 10:04 h.

La crisis alimentaria, marcada por la subida de precios y una creciente demanda, será analizada en Sevilla dentro de un congreso internacional que se celebrará en noviembre. El Instituto de Cuestiones Agrarias y Medioambientales, que preside Alberto Ballarín y tiene en su comité científico a Ramón Tamames y Tomás García Azcárate, lo organiza.

El Instituto de Cuestiones Agrarias y Medioambientales (ICAM), de carácter privado y cuya sede se ubica en Sevilla, traerá a la capital hispalense un congreso internacional sobre la crisis alimentaria, que se celebrará los días 7 y 8 de noviembre con la asistencia de científicos y expertos de la Comisión Europea y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

En un año, 2008, en el que la revalorización de los cereales y oleaginosas está acentuando la hambruna en el mundo y contribuyendo a disparar la inflación en los países de economías desarrolladas, como la española, este congreso pretende analizar la causas de la crisis y sus posibles soluciones, según explica Daniel Pérez, el director del ICAM.

Pero, sin duda, el abandono al que se ha visto sometida la agricultura en los Estados europeos, con políticas que incentivan que no se siembre (ayudas desligadas de la producción) se ha revelado un lastre a la hora de abordar el subidón de precios agrarios y su impacto sobre la economía. "En 2008 se ha visto que la agricultura desempeña un papel estratégico para el desarrollo del mundo", agrega Pérez, quien considera que el campo vuelve a recuperar el protagonismo perdido a manos de otros sectores, como el financiero o el tecnológico.

Durante la primera jornada de ese congreso, el panel de expertos analizará los orígenes de la crisis alimentaria: el recorte de los apoyos a la agricultura, la bajada de las cosechas, el incremento de la demanda, el efecto arrastre que está ejerciendo el despertar de China y la India, los biocarburantes y el encarecimiento del petróleo y sus efectos sobre el coste de los abonos y fertilizantes, en cuya fabricación utilizan esa materia prima.

Ese mismo día, otra temática: cómo cosechar más y mejor. Se abordarán, pues, desde la adaptación de técnicas agronómicas respetuosas con el medio ambiente hasta el beneficio de la labor agrícola para aminorar el impacto del cambio climático. Pero aquí cabe otra cuestión de cariz polémico, por cuanto habrá espacio para evaluar "con rigurosidad científica" la trascendencia de los cultivos modificados genéticamente (transgénicos). En este sentido, el ICAM es un firme defensor de la biotecnología aplicada al campo. "Dejémonos de demagogia, porque puede ser una herramienta muy eficaz para mejorar la productividad y poder así atender al incremento de la demanda que acarrea la explosión poblacional comenta el director del Instituto, que preside el reputado abogado Alberto Ballarín, una auténtica autoridad mundial en Derecho Agrario, Alimentario y Rural y en cuestiones vinculadas al sector agroganadero.

"Hemos de reflexionar seriamente sobre los modelos de agricultura que queremos. No sobra ningún agricultor y todos los modelos se pueden desarrollar y coexistir", opina el director del ICAM. "Lo que sí está claro es que las ayudas agrarias europeas deben mantenerse, puesto que han sido claves a la hora de asegurar una alimentación de calidad y a precios razonables, al tiempo que se ha fijado la población al territorio".

Para la segunda jornada de ese congreso, el panel de expertos -se espera la participación de una veintena- centrará sus trabajos en abordar la lucha contra la pobreza y la nutrición, con especial énfasis en la infancia. "En los últimos años, no pocos países pobres habían descuidado la inversión en sus agriculturas y habían disparado sus importaciones de alimentos. Con la subida de éstos, hay más hambruna".

  • 1