Local

Sevilla arropa a las víctimas de la tragedia

En la Velá de Triana, en los ayuntamientos, en las hermandades. Todos eran ayer del Norte.

el 25 jul 2013 / 22:25 h.

TAGS:

MINUTO DE SILENCIO DEL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA POR LAS VÍCTIMAS DE SANTIAGONi una triste brizna de aire movía ayer la bandera de Galicia colocada al frente del Lar Gallego de Sevilla, en la calle Méndez Casariego. Nadie dentro y casi nadie en sus veladores. Salvo la extrema quietud, ningún detalle particular. A veces la mejor forma de conmemorar una desgracia es pausar el tiempo. Por azar, dos orensanos pasaban cerca de él, como en una fotofija de película, cabizbajos, doblemente atormentados por el sol que caía a plomo, hablando entre ellos. “¿Qué te vamos a decir? Que España no se merece esto... nadie se lo merece”, dijo el único que se arrancó a hablar.

Ayer toda Sevilla, en diferentes lugares, momentos y por distintos canales, dio muestra de su solidaridad con las víctimas del accidente de tren de Santiago. Comenzando por la más predecida, el minuto de silencio que toda la corporación municipal dedicó al mediodía. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, trasladó sus condolencias y el recuerdo “desde Sevilla y en nombre de todos los sevillanos”. “Ha sido una tragedia que nos ha conmocionado a todos y quiero que sientan el apoyo, el cariño y el recuerdo de miles de sevillanos que sabemos estar al lado de tantas víctimas”, manifestó.

La Velá de Triana tampoco fue ajena a lo ocurrido, mudando la bandera de España de la cucaña por una enteramente negra, y dedicando un minuto de silencio al caer la noche en el Altozano. El mundo de las hermandades ofreció igualmente una pronta respuesta. En las corporaciones de La Redención y El Amor, de las que Santiago Apostol es titular, se colocaron crespones negros y sus respectivas funciones se tiñeron de luto. A través de las redes sociales, cofradías como Los Negritos y La Paz expresaron sus condolencias. Como ellas, un reguero de sentidas palabras goteó todo el día en los respectivos Facebook de las hermandades de gloria y penitencia de la ciudad.

No pasó por alto lo sucedido en Galicia el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo Pelegrina, quien manifestó ayer por la mañana en la cadena Cope su “pena y dolor” por el accidente ferroviario y expresó públicamente las condolencias que ha hecho llegar por escrito a monseñor Julián Barrios, arzobispo de Santiago, tanto en nombre propio como en el del obispo auxiliar y de los sacerdotes, religiosos y laicos de la Archidiócesis de Sevilla. Asenjo, que apeló a una lectura creyente del suceso, dedicó la misa de ayer tarde “por el eterno descanso de los fallecidos, por la recuperación de la salud de los heridos y para que el Señor conceda paz, consuelo, fortaleza y esperanza a los familiares de los difuntos”. A su juicio el accidente viene a decir que “la muerte es imprevisible y que debemos estar bien preparados, manteniendo siempre “las alcuzas bien repletas de aceite, como las vírgenes prudentes de la parábola, que esperan que llegue el Esposo”.

Multitud de ayuntamientos sevillanos hicieron pública su solidaridad, con muestras de apoyo y suspensión de los actos de la jornada, como los consistorios de Alcalá de Guadaíra, Mairena del Aljarafe, Tomares, Mairena del Alcor, Utrera o Estepa. En este sentido, la corporación municipal alcalareña con su alcalde al frente, Antonio Gutiérrez Limones, así como trabajadores municipales y representantes de colectivos ciudadanos, guardaron un minuto de silencio a mediodía ante las puertas del Ayuntamiento, como muestra de condolencia y recuerdo por las víctimas, mientras que las banderas ondean a media hasta en los edificios públicos de la ciudad.

El alcalde dijo que hasta Santiago va “el abrazo solidario de todo un pueblo, el de Alcalá, en el dolor de las familias de las víctimas, y por la pronta recuperación de las personas heridas”. En Mairena del Alcor se suspendió toda la oferta cultural –incluido el certamen de cante jondo Antonio Mairena–. Desde Lebrija y Estepa también se enviaron condolencias a Galicia, y en ambos pueblos, como en muchos otros de la provincia, quedó suspendida cualquier actividad lúdica.

  • 1