Deportes

Sevilla busca un púgil de élite

El noble arte de las doce cuerdas, como competición y espectáculo, tiene una larga historia en Sevilla, donde desde hace décadas ha atraído a un importante número de aficionados.

el 15 sep 2009 / 18:46 h.

El noble arte de las doce cuerdas, como competición y espectáculo, tiene una larga historia en Sevilla, donde desde hace décadas ha atraído a un importante número de aficionados. Pero el peso del fútbol y el crecimiento de otros deportes han ido sumiendo en el ostracismo al boxeo.

El boxeo fue un gran desconocido en la ciudad durante mucho tiempo, pero parece haber resurgido de nuevo, y esta vez con ganas de conquistar a muchos sevillanos. Es lo que se ha propuesto el club de boxeo sevillano (The Doming's Hell), un club familiar fundado en 1988, que durante 20 años se ha dedicado a formar a multitud de jóvenes boxeadores con el propósito de fabricar magníficos profesionales de este deporte.

Pero esta labor les ha sido truncada en multitud de ocasiones debido a la poca colaboración recibida. Así, desde hace muy pocos años se propusieron engrandecer el boxeo y por ello, eventualmente, organizan veladas en las que sus boxeadores amateurs consiguen fajarse en la competición.

Estos torneos tienen un altísimo coste, que en muchas de las ocasiones, si no tienen unos grandes colaboradores o patrocinadores que se encarguen de afrontar el presupuesto, no pueden llegar a organizarse. Pero a pesar de las multitud de puertas que se les cierran a las competiciones de boxeo en Sevilla, los distintos clubes sevillanos consiguen organizar alguna que otra velada.

Estos torneos son una oportunidad única para los boxeadores hispalenses, porque para la mayoría es la ocasión casi exclusiva que tienen para demostrar sus habilidades de forma profesional y ante un público escaso, que de forma habitual se concentra en las gradas en cada una de las veladas.

Como ocurrió en la última celebrada el pasado 7 de noviembre en el Polideportivo de Alcosa, en la que unas 200 personas pudieron disfrutar de seis espectaculares combates, donde la emoción y los nervios estaban a flor de piel en cada momento. Para muchos de los boxeadores era la primera vez que se subían a un ring en una competición, y eso se notaba en los nervios previos a cada combate en los vestuarios, pero una vez subidos a la lona tenían que demostrar en cuatro asaltos de dos minutos cada uno, todo lo que habían aprendido en horas y horas de gimnasio.

Y es que, para muchos, colocarse en un ring ha significado una transformación total de su vida, debido a que el boxeo ha desarrollado a lo largo de su historia la mayor obra social de cualquier deporte, al reinsertar a muchísimos jóvenes marginados que han tenido problemas como las drogas o han protagonizado delitos de lo más diverso.

Labor social. Y es que desde siempre el boxeo ha desempeñado una gran labor entre grupos sociales marginados integrando a muchas de las personas que tienen problemas con el alcohol, las drogas o con la justicia, dándoles la oportunidad de reinsertase en la sociedad gracias a este deporte. Por ello, podemos decir que en la historia de este añejo deporte, en Sevilla, han apostado no sólo por ganar combates y ofrecer espectáculo, sino que siempre ha tenido una razón de ser que va mucho más allá del deporte, cambiando la vida de muchos de los atletas que sin el boxeo no hubieran conseguido ser algo en la vida.

El entrenamiento diario que deben seguir les aleja de la vida que antes tuvieron, con la ambición renovada de vivir por y para el boxeo. Así, muchos de los clubes sevillanos han conseguido respaldar a grandes púgiles como El Califa o El Luisito, que han conseguido llegar a lo más alto de la competición participando en combates mundiales.

Hoy, gracias a que el boxeo en nuestra ciudad está en progresivo ascenso, se están formando muchas jóvenes promesas que pronto tendrán la oportunidad de saltar al boxeo profesional, como son los casos de El Águila o La Bestia, que tras muchos años de entrenamientos están a punto de combatir en la máxima categoría.

Sevilla y el boxeo. Además de la gran oferta que presenta el club de boxeo sevillano, en nuestra provincia podemos encontramos otros cinco clubes dedicados íntegramente a este deporte, como el Club de Boxeo Ortiz, el Ciudad de Sevilla, el Distrito Este, el de Utrera y el de Coria, que al igual que el Doming's Hell esperan que esta práctica minoritaria se haga más popular entre la población y lo puedan practicar un mayor número de personas. Hasta el momento en la Federación Sevillana de Boxeo hay registradas 80 licencias masculinas, con la esperanza, próxima, de que estas cifras aumenten hasta unas 200 más. En cuanto a las licencias de boxeo femeninas, aún se puede decir que son testimoniales, al haber tan sólo seis en toda la provincia, debido a la poca cultura que hay de este deporte entre las mujeres.

Con todo esto, el nivel que hay en nuestra ciudad aún es medio y no da la posibilidad de ver a uno de los nuestros entre los componentes de la selección nacional, de los que ya han formado parte algunos andaluces como el cordobés José Gutiérrez Alonso, que tras lesionarse previamente a los Juegos Olímpicos en Pekín, dejó aparcada su carrera como boxeador. Por ello, muy pronto la ciudad podrá fardar de tener, después de mucho tiempo, a boxeadores profesionales, aunque hasta esa fecha habrá que esperar.

  • 1