martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Sevilla, ciudad de comuniones baratas

Un estudio sobre el tema la sitúa 450 euros por debajo de la media nacional, pero si de verdad quiere ahorrar donde son más baratas es en Tenerife y Cáceres.

el 11 abr 2011 / 11:39 h.

TAGS:

Una madre completa el ajuar de comunión de su hija.

Una comunión en Sevilla cuesta 1.850 euros, unos 450 menos que la media española, lo que sitúa a la capital entre las ciudades españolas en las que esta celebración resulta más económica, según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes, FUCI.

Los gastos derivados de esta celebración difieren mucho según la ciudad elegida; así, cuesta prácticamente el doble en Madrid o Valencia (3.090 y 3.000 euros respectivamente) que en Tenerife o Cáceres (1.585 y 1.695 euros respectivamente). El coste medio se sitúa en 2.304 euros.

En términos generales, el gasto en el banquete, que supone más de la mitad de la factura total, para una comunión con 30 invitados, es de entre 35 y 60 euros por invitado.

Respecto a la vestimenta, el traje de un niño oscila entre los 50 y los 150 euros, mientras que el de una niña puede llegar a costar 250 euros. A este importe hay que sumarle además los complementos que no suelen bajar de los 90 euros.

El reportaje fotográfico y/o de vídeo, junto la compra de los recordatorios y obsequios para la familia suponen otra importante cantidad de entre 224 y 600 euros.

Por último, el entretenimiento de los menores a través de un servicio de animación eleva unos 200 euros más el presupuesto. El precio varía según se opte por algo sencillo como un payaso o si incluye hinchables y otra serie de juegos que elevan el coste sensiblemente.

La presidenta de FUCI, Agustina Laguna, ha advertido de una reducción de gasto previsto de un 1%para este año, frente a la la importante disminución sufrida en 2009 que supuso un 16% menos. Este descenso en el gasto, aunque mínimo, se justifica en parte por el ajuste de precios en los menús de la oferta hostelera".

Además, ha destacado que una parte importante de las personas consultadas están pensando aplazar la comunión de sus hijos para el próximo año o incluso no celebrarla por falta de recursos económicos a la espera de que su economía pueda mejorar".

Laguna ha subrayado que "hay que tener mucha cabeza ante esta celebración, ya que a estos gastos hay que sumarles los que realiza el resto de la familia, como son la vestimenta, los complementos y peluquería, que pueden suponer como mínimo otros 500 euros más", por lo que sugiere "huir de despilfarros innecesarios que convierten este acto íntimo en un acontecimiento social de exceso de consumo, gastando a veces más de lo que nuestro bolsillo nos permite".

En este sentido recomienda comparar precios y calidades y hacer con tiempo un cálculo de las posibilidades económicas ajustando el presupuesto con medidas de ahorro como pueden ser elegir los llamados trajes de calle, que son más baratos y pueden usarse después, alquilarlos o reciclarlos de familiares o amigos, entre otras medidas.

El estudio de la FUCI ha planteado también cuestiones para conocer el nivel de satisfacción que los consumidores tienen después de celebrar una comunión. Los resultados del muestreo ponen de manifiesto que el 24%de los padres no quedó satisfecho con alguno de los servicios contratados.

Los banquetes son la mayor fuente de problemas debido en su mayoría a la aparición de conceptos no pactados en la factura o a menús con calidad inferior a las ofertada. Así, un 38% de los padres confiesan su descontento con el banquete contratado.

La contratación de un reportaje fotográfico o de vídeo también concita el desacuerdo de los padres por diferentes problemas, entre los que se encuentran los precios mayores al pactado o abusivos por copias sueltas, retraso en la entrega, inclusión de fotos de poca calidad. Un 24% de los padres muestran su malestar por estos problemas.

Por último, los servicios de animación son del agrado del 87% de los padres, que consideran un alivio el disfrute de sus hijos que conlleva su descanso durante las horas contratadas. Sólo uno de cada diez padres admite problemas con la animación.

 

  • 1