jueves, 15 noviembre 2018
21:50
, última actualización
Local

Sevilla clama justicia para Marta

40.000 personas se manifiestan contra la sentencia en el tercer aniversario del crimen.

el 24 ene 2012 / 17:42 h.

TAGS:

Vista general de la manifestación de Sevilla.
"Hoy me he sentido arropada, no por Sevilla, sino por España entera". Con estas palabras Eva Casanueva, la madre de Marta del Castillo, daba las gracias emocionada, y casi sin poder hablar, a las miles de personas que salieron ayer a la calle en toda España para pedir justicia para la joven. Sólo en Sevilla fueron unas 40.000 personas, según la Policía Nacional, las que arroparon a la familia de la joven, que esperaban bastante gente, pero "nunca esto, es impresionante".

 

Hasta ahora la familia de Marta del Castillo había vivido cada 24 de enero en la intimidad. Ayer, tres años después, decidieron sacar su dolor a la calle para clamar contra una sentencia que consideran "injusta" (absuelve a tres de los adultos acusados y condena a Miguel Carcaño a 20 años de prisión por un delito de asesinato). Como ellos, los miles de sevillanos que no dejaron sola a la familia y se solidarizaron con ellos. "Asesinos", "que cambie la ley" o "jueces y abogados os habéis equivocado" fueron algunas de las consignas que se oyeron a lo largo del recorrido, desde la Plaza Nueva hasta el Prado.

Era literalmente imposible andar por la Avenida de la Constitución, hasta tal punto que la Policía Nacional tuvo que ponerse al frente de la cabecera para que ésta pudiera avanzar. Tras la pancarta, con el ya conocido Todos somos Marta, unos padres visiblemente afectados y emocionados al ver la reacción de los sevillanos. Eva y Antonio no pudieron evitar las lágrimas cada vez que el griterío se transformaba en un sonoro aplauso dedicado a ellos, a su fortaleza. "Eva, Antonio estamos con vosotros, no estáis solos", les repetían una y otra vez, a lo que ellos contestaban con un gesto emocionado de agradecimiento y con lágrimas en los ojos.

Junto a ellos, el abuelo, José Antonio Casanueva, al que la muchedumbre no dudó en aclamarle al grito de "abuelo coraje". Ayer, él también estaba más emocionado que nunca. A su lado, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, que pese a haber sido decano de los jueces, ayer también quiso arropar a los padres tras recibirlos en el Ayuntamiento, junto con el resto de concejales.

Pero los momentos más intensos se vivieron ante el edificio de la Audiencia Provincial, el mismo en el que han vivido los dos juicios celebrado por el crimen. Allí, les esperaban miles de personas con las velas blancas, que se encendieron nada más caer la noche, en homenaje a la joven. Entre aplausos y gritos de "queremos a Marta" entraron los padres, que no podían ni llegar al pequeño altar que se improvisó allí. "Nunca me podía imaginar que hubiera tanta gente. Muchas gracias a todos", aseguró emocionada Eva, sujetada en todo momento por Antonio.

Ella quiso tener un recuerdo muy especial con "todas las personas que han luchado por encontrar a mi hija", a las que agradeció su esfuerzo. "Siento tristeza por toda aquella gente que siente impotencia, que han estado buscando a mi hija y que por unos embusteros que están amparados por las leyes que tenemos hoy en día, no tengamos a Marta con nosotros", dijo. "Le rindo un homenaje de cariño a todas aquellos que están buscando, que siguen buscando a Marta", dijo Eva con voz entrecortada. Para la madre de Marta "se ha demostrado que el pueblo puede todavía gritar que haya justicia. Muchas gracias a todos, no tengo más palabras para agradecer", aseguró, fundiéndose en un abrazo con su padre.

Tras ella, fue el turno del abuelo de Marta, que agradeció las manifestaciones que se celebraron en otras 39 ciudades españolas y en Munich (Alemania). "A todos ellos mi agradecimiento", aunque destacó la labor de "las fuerzas y Seguridad del Estado por su trabajo que han realizado tanto hoy como estos días atrás, es encomiable la labor que han hecho. Muchas gracias a todos", señaló.

Antonio tomó entonces el micro, pidiendo que tras la manifestación de hoy "quede un mensaje en el aire, pero un mensaje de que se va a cambiar la Ley, incluida la Ley del Menor, que tanto daño nos ha hecho". Un mensaje que hizo extensivo "a los señores que día a día trabajan en este edificio", a los que dijo que "hay que distinguir entre el bien y el mal, entre los buenos y los malos, y hay que ceñirse al sumario correctamente". Antonio, concluyó apuntando que "si un juez no ve correctamente como se ha realizado una instrucción, la puede volver a iniciar y así evitar todos los males posteriores, como ha ocurrido en este caso".

Los padres, que estuvieron apoyados también por Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, se marcharon entre abrazos y besos. Pero ninguno como el que les dio el jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana, más que emocionado. Ayer, todos fuimos Marta.


  • 1