Local

Sevilla con teatro

Hace unos meses encontré un largo artículo -magnífico y ameno como todos los suyos- de Don Antonio Domínguez Ortiz sobre las vicisitudes del teatro en Andalucía durante el siglo XVIII. De él se extraía una conclusión inmediata: durante más de cien años el teatro...

el 16 sep 2009 / 01:21 h.

Hace unos meses encontré un largo artículo -magnífico y ameno como todos los suyos- de Don Antonio Domínguez Ortiz sobre las vicisitudes del teatro en Andalucía durante el siglo XVIII. De él se extraía una conclusión inmediata: durante más de cien años el teatro no existió en ninguna parte de nuestra tierra, salvo en Cádiz donde una poderosa burguesía mercantilista tenía los suficientes resortes para oponerse a la voluntad de los frailes, empeñados en que no hubiera más representaciones escénicas que las marcadas por la liturgia eclesiástica.

Quizás de eso se derive que en Sevilla los eventos teatrales callejeros que conectan con la personalidad de la ciudad sean los ofrecidos por las hermandades mientras los que caracterizan a la Tacita de Plata estén formados por coros, comparsas, chirigotas y cuartetos. Aquí, por mucho que se empeñaran los liberales de finales del XIX y principios del XX, todo eso no logró tener tirón. Los sevillanos no hicieron suya la cabalgata de la Expo y, aunque recorriera día a día el suelo de la Cartuja, no fue adoptada como modelo para otros acontecimientos.

Por eso sería importante que el Festival Internacional de las Artes Escénicas de Sevilla se consolidara y pasara a ser, realmente, un hito más de nuestra primavera. Pero me parece que el esfuerzo no sólo habría de ser presupuestario sino también de impacto. ¿Llenaría ahora, como los llena, la Bienal de Flamenco los espacios escénicos convencionales si en las primeras ediciones no los hubieran tenido, además de el Hotel Triana, la Plaza del Lucero, la Casa de la Moneda o la Torre de Don Fadrique? Eso no lo sabremos nunca pero sabemos que la Bienal se consolidó. Usar determinados enclaves para este festival sería, además de un acercamiento, una reconquista simbólica de Sevilla por los cómicos.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1