Local

Sevilla corona a los Reyes de la Cabalgata del Ateneo y su corte

Un año más, el Ayuntamiento eligió el palacio para la coronación de los Reyes de la Cabalgata del Ateneo y de su corte. La seriedad de los mayores fue cediendo con los discursos de los elegidos que desgranaron sus agradecimientos.
>> Recorrido de la Cabalgata 2008

el 15 sep 2009 / 19:26 h.

TAGS:


>> Recorrido de la Cabalgata 2008

Ana corre por el Cuarto del Almirante. Mira a unos hombres de traje, regresa a por su madre, vuelve a la mesa de los señores de gris. "¿De verdad que son los reyes? ¿Y dónde está el negro?". Su madre le señala las coronas: "Son mágicas y, cuando se las pongan, se harán magos". Ahí estaba la primera sonrisa de la Navidad.

El Alcázar está acostumbrado a que por sus pasillos paseen los reyes de España pero ayer, como ya es tradición, le tocó arropar a los Magos de Oriente. Un año más, el Ayuntamiento eligió el palacio para la coronación de los Reyes de la Cabalgata del Ateneo y de su corte. La seriedad de los mayores, de los tiros largos, de los zapatos de ocasión, fue cediendo con los discursos de los elegidos que, entre el protocolo y la emoción, fueron desgranando sus agradecimientos. Esta vez los elegidos para repartir regalos y caramelos en la noche del 5 de enero son Carlos Bourrellier Pérez, que preside el Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin (Hermandad de la que fue Hermano Mayor); Manuel Fernando Rodríguez, presidente del grupo inmobiliario Rohepi; y Alfonso Guajardo-Fajardo, teniente de hermano mayor de la Real Maestranza de Caballería. Ellos, transmutados por la magia de la que hablaba la madre de Ana, son ya, desde anoche, Melchor, Gaspar y Baltasar. La corona, colorista y pesada, se la entregó el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.

Bourrellier-Melchor tomó la palabra y reivindicó su papel de sevillano "tirado por los suelos recogiendo caramelos"; Le siguió Rodríguez-Gaspar, el más conmovido, que enterneció a la sala al recordar las noches de Reyes de su infancia, con los regalos que su padre compraba cada año recurriendo a un crédito. Y acabó Guajardo-Baltasar, que cumple con su nuevo cargo "la mayor ilusión de un sevillano".

Esa noche los acompañarán la diosa Atenea (Nani Carvajal, presidenta de la Asociación de la Prensa); la Estrella de la Ilusión (María del Dulce Nombre Casado, del colegio Arboleda, 13 años); el Gran Visir (José Luis Sáinz, 21 años de trabajo para el Ateneo); y el Mago de la Fantasía (Alfonso Mir, delegado de Convivencia). El pregón será de Ismael Yebra y el cartel, de la alemana Uta Geub. El heraldo real recae en Fernando Fernández de Figueroa, de la Diputación.

A los niños de la sala -"todos" en esa noche- el alcalde les pidió que conserven la huella de ilusión incluso en la madurez, que el "germen de la magia no quede aplastado por el afán de consumismo" y que la solidaridad marque estos días especiales. Porque la ingenuidad y la esperanza, dijo, son buenas y válidas y hay que reivindicarlas. Porque unos señores de traje de chaqueta pueden ser magos, y reyes. Ana ya lo sabe.

  • 1